El júbilo popular

Con los resultados de las elecciones y el triunfo de Ángel Venegas Ahumada se mandó un contundente mensaje “Los ferrocarrileros demandábamos que nuestro sindicato fuera apartidista, por lo que cada miembro estaría en libertad de afiliarse al partido de su preferencia…”  recordemos que en aquellos años una práctica sindical era la afiliación a un sindicato del estado significaba una inscripción automática a las filas del partido en el poder, el PRI.

Los líderes del movimiento vallejista en Aguascalientes fueron dos hombres de convicciones firmes (de los que no se encuentran fácilmente) Ángel Venegas Ahumada y un ferrocarrilero de pabellón que era jefe de estación, Jesús Araujo”. (Rodríguez, 2003). ¿Pero quién era Venegas Ahumada? Representante principal del vallejismo en Aguascalientes, líder moral de los ferrocarrileros y triunfador de ese proceso de elección sindical, Rodríguez Varela lo describe como un ferrocarrilero único, “nació en Irapuato en 1914… ingresó a trabajar en los ferrocarriles en 1928-1929 y lo cambiaron para Aguascalientes en 1938.” El artículo publicado en el suplemento cultural de El Heraldo de Aguascalientes continúa “Comenzó en el departamento de transportes desde abajo. Inició como llamador, después ascendió a garrotero de patio, luego garrotero de camino, y cuando se presentó el movimiento vallejista de 1958-59 ya era conductor de trenes”, (Rodríguez, 2003).

Días antes de la toma de protesta del nuevo comité sindical en Aguascalientes que estaba pactado para el 27 de agosto, el líder nacional Vallejo emprendió una gira por las principales conclaves de su movimiento el 23 de agosto llegó a Aguascalientes, siendo todo un suceso estatal, los diarios locales lo registraban en primera plana “Hasta hoy Arribará Demetrio Vallejo” continuando en el cuerpo de la nota Las Secciones del norte se han venido disputado su presencia. Llegará después de las 12. En un principio se dijo que Vallejo Martínez estaría en Aguascalientes ayer, después de haber visitado Monterrey y posteriormente Saltillo y Torreón. No obstante el programa que tenía preparado con anticipación, la popularidad de Vallejo obligó a los mencionados trabajadores de Nuevo Laredo a solicitar su presencia en esa terminal fronteriza. En virtud de que no pudo desechar esa petición, el líder de los rieleros tuvo la necesidad de variar su programa de trabajo”, (El Heraldo, 23 de Agosto 1958). La nota refleja la efervescencia nacional que causaba Demetrio Vallejo, que en una época con una limitada comunicación y medios tradicionales de difusión, se generó una exceptiva nacional, principalmente las ciudades donde el ferrocarril tenía trascendencia política y social como los estados del norte.

El domingo 24 la cabeza de la primera plana de El Heraldo republica una fotografía donde se ve al líder ferrocarrilero Demetrio Vallejo en hombros de sus camaradas ferrocarrileros hidrocálidos, rodeado de centeneras de ellos, donde sus rostros reflejan alegría y exaltación la descripción de la foto dice “CON EVIDENTES demostraciones de júbilo, fue recibido, la noche de ayer en esta ciudad el Secretario General del S.T.F.R.M. Demetrio Vallejo, a quien vemos entrar en hombros a la Plaza de Toros San Marcos, donde se efectuó un mitin en su honor, al que concurrieron miles de trabajadores rieleros de esta ciudad, quienes de esta manera le testimoniaron su afecto por la forma en que ha sabido tratar sus problemas”, (El Heraldo, 24 Agosto 1958). La realidad es que la visita de Vallejo no sólo interesó al gremio del riel, sino que rebasó la expectativa social “llamando la atención de un grupo de aspecto campesino… del Ejido de Cañada Honda. Otro grupo lo formaban jóvenes y jovencitas de las normales Justo Sierra y de San Marcos, Zacatecas, a quienes acompañaban algunos maestros; otros eran obreros de diferentes fábricas, sin faltar las abnegadas esposas de los rieleros…”, (Báez, 2003). Pero lo registrado por la prensa de la entrada al mitin, fue el colofón, ya que desde antes, muchas personas se quedaron fuera de la plaza y los seguidores desde cuadras atrás lo esperaron “DEMETRIO fue llevado en hombros por varias calles hasta su llegada a la plaza donde fue aclamado en una apoteósica recepción. Todos los representantes queríamos abrazar o cuando menos estrechar la mano de aquel hombre de baja estatura física pero al que veíamos como un gigante. Creo que jamás dirigente alguno ha sido objeto de las muestras de respeto, admiración y cariño sincero…”, (Báez, 2003). Su discurso se centró en el agradecimiento a la lucha, pero principalmente a sus nueve puntos que centraría su trabajo al frente del Sindicato Nacional. El mitin terminó pasadas la una de la mañana del lunes 25, si bien estaba programada para las doce del día, se cambió a las 18:00 hrs, finalmente el arribo se dio hasta casi la media noche.

Sin duda la visita de Demetrio Vallejo, causó expectación, expectativa y finalmente júbilo en sectores importantes de la población, principalmente los populares, por lo que la prensa, al pulsar esto, se vio obligada a registrar plenamente para la posteridad dicho suceso, que impactó la historia del Estado.

*Si tienes algún dato, documento, comentario o precisión de este suceso, agradecería me contactes correo: honoerato@hotmail.com o Twitter: @noeg2