MONTERREY, NL.- A una semana de un festejo inolvidable en el que estuvo rodeada de mucho amor por sus hijos y nietos, la última diva del cine mexicano, Silvia Pinal, habló de los obsequios más grandes que la vida le ha dado en todos estos años y a decir por ella se siente “sobre regalada”.
“Hablar de regalos es muy difícil (enumerar), pero son mis hijos. Los regalos que la vida me ha dado son esos niños. El niño último (su nieto Apolo), el chiquito. Es el resultado final de una vida continua”, declaró.
La actriz y productora celebró su cumpleaños número 89 el pasado 12 de septiembre, aunque algunos medios informaron que se trataba ya de los 90 años.
En esta celebración, en la que hubo mariachi y mucha diversión, estuvieron sus hijos Luis Enrique, Alejandra y Sylvia Pasquel. También sus nietos Stephanie Salas y Apolo, entre otros invitados allegados a la familia Pinal.
“Me dio mucho gusto que estuvieran porque ellos son muy cariñosos, creo que sí me quieren y me respetan”, expresó sonriendo.
“Si me pregunta: ¿cuántos años son?, les tengo que preguntar, porque yo no sé cuántos son.
“Sí, en serio. Como no llevo la cuenta, no me importa”, respondió la matriarca de la familia Pinal.
En algunas biografías se señala que en este 2020 llegó al noveno piso, se le comentó en la charla telefónica en la que siempre se mostró amable y atenta.
“No, no, no son 90 todavía. Son terribles ¿no? (dice cuando se le menciona que hubo notas periodísticas publicando que llegaba a esa edad).
“Pero, bueno, daría igual. Si fueran los 90, ni modo, a cargar con ellos”, aclaró.
Pinal dejó claro que la relación con todos los de su familia es estupenda y echó de menos a quienes no pudieron vivir con ella un cumpleaños inolvidable. (Lorena Corpus/Agencia Reforma)