Se ha reforzado la vigilancia sanitaria para frenar la venta de supuestas vacunas y remedios milagrosos para los pacientes con COVID-19; el responsable del área, del ISSEA, Octavio Jiménez Macías, alertó a la ciudadanía para que no se deje sorprender y evite consumir productos cuya elaboración se desconoce y en consecuencia, pueden afectar su salud.

Dejó en claro que no hay certeza de cuándo estará disponible la vacuna, y cuando llegue el momento se dará a conocer para iniciar su aplicación, por lo que ahorita cualquier antídoto que se ofrezca es falso; asimismo, subrayó que no hay píldoras mágicas, las personas que muestren síntomas de contagio deben marcar el 075 y si efectivamente se relacionan con la enfermedad, se les aplica la prueba y de acuerdo al resultado, se canaliza al paciente a recibir atención médica; toda la asistencia es gratuita, independientemente de que la persona sea o no derechohabiente de alguna institución.

Insistió en que no debe caerse en la automedicación, ni hacer caso a los remedios del vecino o familiar; cualquier duda debe ser resuelta por profesionales de la salud. Además, recomendó denunciar a los charlatanes al teléfono 4496884162.

El director de Regulación Sanitaria sostuvo que se tiene especial vigilancia en mercados, tianguis y tiendas naturistas para asegurar oportunamente no sólo los productos dudosos que se promueven como prevención y solución del COVID-19, sino cualquiera que esté fuera de la normatividad sanitaria, ya que pueden ofertarse otros insumos que no tengan relación con la pandemia, pero sean medicamentos “patito”.

Comentó que hasta adivinos y sanadores que se valen de medios electrónicos, volantes y otros mecanismos para lucrar con la pandemia, se aprovechan de la vulnerabilidad de la gente para cobrarles consulta con la promesa de que el bienestar económico está por llegar, y lo único que consiguen es desembolsar 200 o 300 pesos sin beneficio alguno.

Finalmente, hizo hincapié en la importancia del uso de cubrebocas en forma habitual, lavado de manos con agua y jabón en forma frecuente, y en su caso el uso de gel. También es importante desinfectar los zapatos al llegar a casa, con el apoyo de algún tapete en el que se coloque sustancia para el efecto.