De poco valió la reciente visita hecha por el director del IMSS, Zoé Robledo, que se comprometió a mejorar las condiciones de las clínicas y hospitales, sin embargo, a una semana de haber ocurrido esto, la escasez de medicamentos sigue azotando a la institución a nivel local y nacional, a grado tal que ahora se pide la donación entre médicos y la población en general.

Es lastimoso ver esta situación, expresó el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Raúl González Alonso, quien aseveró que esto deja ver que independientemente de la buena voluntad que pudieran tener médicos y funcionarios locales del IMSS, el problema complejo es arrastrado desde el nivel central y no se han atendido las demandas como corresponde.

Si de por sí, el tema de desabasto de medicamentos era evidente antes de la pandemia, ahora esa situación se ha recrudecido y es que, “este problema es más complejo, porque este gobierno a través de la Función Pública inhabilitó a dos farmacéuticas justificando supuesta corrupción, pero nunca se explicó más, y que al ser de las grandes proveedoras de medicamentos al IMSS, ahora se enfrenta esta situación”.

La realidad por la que atraviesa el IMSS es multifactorial en la que “considero que muchos debemos asumir cosas que no estamos haciendo bien”, por lo que ante el desabasto que es más evidente en el Seguro Social, la población “deberíamos reflexionar sobre el deshonroso primer lugar en ocupación hospitalaria, que deja ver que hemos sido omisos en el tema de reducir la movilidad y la socialización, hemos bajado la guardia sin asumir la autocrítica como sociedad”.

Pero también se debe dejar evidencia que las autoridades centrales del IMSS no han cumplido con las expectativas de mejorar la atención en el servicio médico, pues si antes no era equiparable el cobro oportuno y puntual de las cuotas obrero-patronales al servicio que brindan a los derechohabientes, ahora queda más que evidente las deficiencias que no son atendidas.

Es un tema complejo y “lo que quisiéramos es que las políticas públicas desde el nivel central sean más atinadas”, pues insistió, no basta con las buenas intenciones del personal administrativo y de los médicos, que al menos, a nivel local, ahora están sufriendo ese problema evidente de desabasto que los ha orillado a solicitar donaciones y cooperación ciudadana.