Por: Juan Pablo Martínez Zúñiga

Si algo no enseñó “Vacaciones en Europa” (Heckerling, E.U., 1985), es que el rapto de personajes de su entorno habitual para ubicarlos en otro diametralmente opuesto con el fin de refrescar una fórmula rara vez funciona. “El Hombre Araña: Lejos de Casa” no relata algo que no hayamos visto en los cómics desde la era de Stan Lee, Steve Ditko y John Romita (recuerdo con añoro una historieta clásica cuando el héroe arácnido tiene una aventura en Londres mientras busca a Gwen Stacy, el amor de su vida), pero la estructura trotamundos elegida para desarrollar la historia nunca cuadra con un personaje que, en la cinta previa, se percibía más a gusto en un contexto colegial con todas las tribulaciones y situaciones propias de la condición adolescente del protagonista. Igual y pudo funcionar ver a Peter Parker, interpretado eso sí con mucho brío y ánimo por el talentoso Tom Holland, en un contexto geográfico que no sea el neoyorquino mediante un tratamiento hábil e ingenioso de las locaciones europeas donde se cuenta esta trama, pero el guion de Chris McKenna y Erik Sommers dispara por todos lados sin que logre atinarle satisfactoriamente a todos los blancos narrativos, por lo que la cinta frustra más de lo que entretiene.
La película se ubica justo después de los eventos ocurridos en “Vengadores: El Fin del Juego”. La desaparición de Tony Stark/El Hombre de Hierro ha marcado significativamente la existencia de Peter Parker/El Hombre Araña (Holland) por el rol que el fallecido héroe estableció como su mentor. Esto a su vez le acarrea cierta presión al considerar y ser cuestionado por la prensa si debe seguir los pasos de Stark y transformarse en la nueva figura heroica que lo suplante. Esto, aunado a sus deberes escolares, la convivencia con su tía May (Marisa Tomei) -aquí completamente afectiva e incluso incluyente de su doble vida como superhéroe-, la relación amistosa que lleva tanto con Happy Hogan (Jon Favreau), el ex secretario de Tony Stark, como con su compañero Ned (Jacob Batalon) y su deseo por confesarle su amor a MJ (Zendaya), hace que su mente sea un pequeño caos. Todo encontrará una vía unificadora cuando su grupo realiza un viaje de estudios a Europa, donde conocerá a Quentin Beck/Mysterio (Jake Gyllenhaal), un nuevo héroe que combate a monstruosos seres que toman propiedades de los cuatro elementos y que, al parecer, posee todas las cualidades que un paladín debe tener. Gracias a las intromisiones de Nick Fury (Samuel L. Jackson), Beck adquiere mayor preponderancia en la travesía de Parker y compañía al punto que éste decide confiarle la tecnología de Stark a Beck para que sea el héroe que el mundo ahora necesita y él pueda hacer su vida adolescente normal. Por supuesto, nada es lo que parece y en el caso de Quentin es literal, pues se trata de un científico que guarda enorme rencor a Tony Stark por apropiarse de uno de sus inventos y que ha formado alianza con otras mentes brillantes en situación similar para engañar tanto a Fury como al mundo mediante complejas ilusiones holográficas.
La cinta, dirigida nuevamente por Jon Watts, funciona mejor cuando se enfoca en las andanzas juveniles de Parker y compañía gracias a las sólidas interpretaciones del reparto, el cual vende apropiadamente la idea de unos preparatorianos en proceso de crecimiento emocional y vivencial, por lo que todas las andanzas súper heroicas, a pesar de ser integrales en una cinta protagonizada por un chico capaz de adherirse a paredes y producir telaraña artificial mientras se columpia supersónicamente, se perciben forzadas por carecer de cualidades orgánicas en la estructura de la trama, así que uno preferiría ver cómo logrará Parker declarársele a MJ en la punta de la Torre Eiffel antes que verlo combatir a Mysterio y sus aburridos drones de combate. Y este es el otro problema: el villano no posee la suficiencia psicológica o motivacional como para mantener el interés, así que su probable victoria o derrota resulta intrascendente. “El Hombre Araña: Lejos de Casa” se maneja con eficiencia en cuanto a los momentos humanos, pero los demás se encuentran, bueno, muy lejos de casa.

Correo: corte-yqueda@hotmail.com