El secretario general de la Sección Uno del SNTE, Ramón García Alvizo recibió con alegría la respuesta del presidente de la República al aceptar que el COVID-19 sea considerado un riesgo de trabajo para los docentes una vez que regresen a las clases presenciales, “se busca tener el tiempo, los tratamientos y que reciba todo su salario y prestaciones sociales”.
Al convertirse en un riesgo de trabajo, el trabajador de la educación recibe la certeza y la seguridad social, la intención es tener protección y en el caso de haber un contagio se requiere de uno a tres meses para recuperar la salud y recibir la atención medica sin el menoscabo de sus conquistas y derechos laborales.
Hasta el momento, la Sección Uno del SNTE contabiliza 130 contagios por COVID, donde 70 han fallecido y de esta cifra el 90 por ciento han sido personas jubiladas, quienes ya traían situaciones de no salud degenerativos o con sobrepeso.
De esta manera se confirma el compromiso que tiene el presidente de la República con el magisterio nacional, recalcó el dirigente seccional del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educacion.
Una vez que se vuelva a las clases presenciales, aunque todavía no existe fecha, dijo que el docente tendrá contacto con los padres de familia, alumnos, autoridades y los mismos compañeros maestros.
Considerado como un riesgo de trabajo, el profesor podría separarse de su grupo para recuperar su salud, no pierde la plaza, la adscripción y todo lo que le corresponde en atención medica, de vivienda, a salarios prestaciones y bonos.
Por otro lado y sobre la separación de Esteban Moctezuma de la SEP para ser el Embajador de México en Estados Unidos, dijo que esa noticia sorprende, pero la educación es un asunto de instituciones, no de personas, y esto significa que el nuevo titular habrá de dar seguimiento a los pendientes y problemáticas vigentes.
Finalmente destacó el respeto que Esteban Moctezuma siempre dio al SNTE y siempre hubo la voluntad y la disposición para avanzar en los diferentes temas a nivel nacional.