Sergio Alonso Méndez

La Noticia:

El presidente electo perfila un Gabinete antagónico al ideario del republicano, aunque, de momento, sin guiños al ala izquierda del Partido Demócrata… (elpais.com).

Comentario:

Hay poca duda de que Biden desea enterrar la era Trump y la selección de parte de su gabinete, sobre todo el que tiene que ver con la diplomacia y la seguridad, lo demuestra. De hecho, cuando los presentó dijo: “Estados Unidos ha vuelto y está listo para liderar el mundo, no para retirarse de él” Volver y regresar, verbos que se refieren sin mayor explicación, al hecho de que el período de Trump fue un lapsus en la política estadounidense. ¿Quiénes son algunos de esos nominados?

Para empezar, la mayoría es gente que se formó en el servicio público durante la administración de Barack Obama y, al menos hasta el momento, no existe nadie del ala socialista del partido, como serían Elizabeth Warren y Bernie Sanders, o gente cercana a ellos. Se sabía que Warren aspiraba a la Secretaría del Tesoro, pero Biden recurrió a un viejo lobo de mar en Janet Yellen. Warren se mostró como la más izquierdista de los precandidatos demócratas, en tanto que Yellen ya tuvo experiencia como líder de la Reserva Federal de 2014 a 2018. Por cierto fue la primera mujer en estar al frente de la Reserva Federal.

Lo principal para el equipo de Biden será reconstruir lo destruido por el huracán llamado Trump: Regresar a los Estados Unidos al Acuerdo de París sobre el clima (Trump no creía en el calentamiento global), detener la retirada de Estados Unidos de la Organización Mundial de la Salud (Trump estaba cancelando la participación alegando que la OMS había manejado mal la pandemia. Sin comentarios aquí). Revisar el acuerdo nuclear con Irán (Trump lo boicoteó alegando que era un mal acuerdo), reforzar los vínculos con la OTAN (Trump se quería ahorrar la participación en esta organización) y buscar acuerdos comerciales como forma de contrarrestar la amenaza china (Trump casi propició una guerra comercial con el gigante asiático).

Vayamos a los nombres. Antony Blinken, 58, será Secretario de Estado, el diplomático de más alto rango. Su experiencia se remonta a la época en que se invadió Irak en 2003. Se dice que él influyó para que Biden, entonces senador, votara a favor de la invasión. Linda Thomas-Greenfield será la primera mujer de raza negra en ser Embajadora de los Estados Unidos en las Naciones Unidas. Ella tiene carrera en el terreno diplomático atendiendo los asuntos de África. Jake Sullivan será el asesor de Seguridad Nacional de Biden y ya sirvió en un puesto similar como asesor del entonces vicepresidente Biden. Fue ayudante de Hillary Clinton y tomó un papel preponderante en la negociación del acuerdo nuclear con Irán en 2015.

Como se puede ver, la gente que se formó con Obama está dando un paso adelante para gritarle al mundo: “Olvídense del America First de Trump. Somos los líderes que el mundo necesita”. Veremos. Lo cierto es que, peor que con Trump, difícil.

Sergio Alonso Méndez posee un doctorado en Negocios Internacionales por parte de la Universidad de Texas

salonsomendez@gmail.com