Sergio Alonso Méndez

La Noticia:

Isabel II era mundialmente conocida como la reina de Inglaterra, pero lo cierto es que su corona -que ahora ha heredado su hijo, el rey Carlos III- abarcaba muchos otros territorios… (bbc.com).

Comentario:

Lo cierto es que la figura de Isabel II era respetada y apreciada entre los países de los Reinos de la Mancomunidad (Commonwealth Realm) que la reconocían como reina, aunque se gobernaran de forma independiente. Estos países, ¿mantendrán a Carlos III como rey o se iniciará una cascada de movimientos hacia el concepto de república?

Tan sólo en noviembre del 2021, un pequeño país del Caribe abandonó a la reina y se convirtió en república. De hecho, le tocó al entonces príncipe heredero Carlos firmar el documento de emancipación. Se sospecha que firmará más.

Los reinos de la Mancomunidad son variados. Están los grandes: Canadá, Australia, Nueva Zelanda y, por supuesto, la Gran Bretaña. Están los del Caribe: Jamaica, Belice, Antigua y Barbuda, Las Bahamas, Granada, Saint Kitts y Nevis, Santa Lucía y San Vicente y las Granadinas. Y están los de ultramar: Papúa Nueva Guinea, Islas Salomón y Tuvalu.

Algunos de ellos ya han expresado, incluso antes del fallecimiento de la reina, su deseo de caminar en el proceso de convertirse en república. En marzo del 2022, el príncipe Guillermo y su esposa Kate realizaron un viaje oficial por Belice, Antigua y Barbuda y Jamaica con resultados contraproducentes. En Barbuda le dijeron de frente al príncipe que estaban ya en el proceso de convertirse en república. En Jamaica la imagen de Kate tocando los dedos de niños jamaiquinos atrás de una reja fue mal visto y atrajo sentimientos del pasado cuando Gran Bretaña colaboró con la esclavitud. Muchos en Jamaica aún esperan una disculpa oficial de Gran Bretaña por ese papel. El príncipe Guillermo no lo hizo. El punto es que Jamaica también, en su momento, abandonará al rey.

Otros países también se verán tentados. Nueva Zelanda ya declaró que lo hará, aunque no por el momento, tal vez por respeto al funeral. En Australia existen movimientos republicanos de tanto en tanto. Sin la reina es probable que aumenten.

Y es que la figura de Carlos III no ayuda. No por su edad, aunque sea un poco chocante que un “nuevo” rey ande en los setentas, sino por su personalidad. Los videos, ya viralizados y convertidos en memes, de cómo pide que le limpien el escritorio para una firma protocolaria o el berrinche por el mal funcionamiento de una pluma sólo retratan lo que nadie desea ver en la persona de un rey: altanería.

Los escándalos de la monarquía (divorcio de Diana, escándalo sexual del príncipe Andrés, discriminación de Meghan, etc.) los pudo sortear la personalidad de la reina. ¿Qué berrinche hará Carlos III a la menor provocación? Quizá debería abdicar en favor del príncipe Guillermo quien posee mayor carisma.

Sergio Alonso Méndez posee un doctorado en Negocios Internacionales por parte de la Universidad de Texas

salonsomendez@gmail.com