Financiamiento y pagos a tiempo para salir adelante, vacunas para los trabajadores y candidatos competitivos, capaces y no reciclados. “No es mucho pedir, sino una legítima aspiración”, señaló el presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Aguascalientes, Raúl González Alonso.

Son las demandas de un empresariado que ha tocado fondo en lo económico, que sigue comprometido con sus colaboradores y que, en lo político, reclama calidad en busca de gobiernos que representen a la sociedad y que no sean lacayos del poder, agregó.

En entrevista con El Heraldo, sostuvo que, en esos tres temas, está centrada la agenda del organismo cúpula de la iniciativa privada que arriesga capitales, genera empleo y asume con responsabilidad el deber cívico de la participación ciudadana.

En ese sentido, destacó que el CCEA está enfocado en lograr que el Estado y los Municipios apoyen el esquema del pronto pago, incluso con las grandes trasnacionales a las que surten infinidad de microempresas, porque éstas no pueden sobrevivir vendiendo productos que se cobran con 90 días de diferencia.

Además, se trabaja en tener acceso a, cuando menos, los 131 millones de pesos que el año pasado estuvieron disponibles a través del programa Fondea, del SIFIA, para impulsar la reactivación económica e incluso la sobrevivencia de muchos negocios. Son recursos del ISN por el que anualmente se recauda alrededor de mil millones de pesos, recalcó.

González Alonso, de igual forma, lamentó que, en el tema de salud, la compra de vacunas para los trabajadores, e incluso de sus familias, prevista por los organismos empresariales, cada vez se aleja más ante el poco ánimo del Gobierno Federal de “soltar” de sus manos la sensible agenda; no obstante, no quitan el dedo del renglón para lograrlo.

Respecto del tema electoral, el líder de la cúpula empresarial sostuvo que los partidos políticos siguen quedando a deber, abonan poco, dejaron de ser una aportación a la sociedad para convertirse en negocio de unos cuantos y están reciclando perfiles, usando cuadros no competentes ni calificados y la demanda a ellos es que sean serios, estructuren campañas propositivas y se interesen por la ciudadanía.

Son tres ejes en los que trabaja el empresariado local velando por los intereses de mujeres y hombres de negocios adscritos al CCEA. “Lo demás es grilla; no nos distrae y, en su momento, cuando un juez resuelva, se acatará la sentencia, que ojalá deje contentos a los que no saben perder”, concluyó.