Daniela Perales Bosque

En la semana anterior nos enteramos del fallecimiento de la Reina Isabel II, una noticia que causó mucho impacto en el mundo entero y aún los medios continúan hablando de ello por los protocolos a seguir después de la muerte de la monarca. Desde luego que es importante conocer su historia y sobre todo reconocer que a su corta edad fue capaz de ser una Reina que perduró tantos años y que definitivamente llegó a ser aceptada por los habitantes del Reino Unido y sus colonias. Más allá de pensar quién es el heredero al trono y los aún rencores por aquella princesa Diana y la nueva Reina consorte, quienes habrá que ver cómo se ajustan a este cambio y sobre todo cuanta aceptación tendrán, me gustaría reflexionar sobre el origen del tema: la monarquía.
Ayer, mientras transmitían el grito de Independencia en Palacio Nacional, me di cuenta que en México tenemos una realidad muy distinta. A diferencia del Reino Unido donde existen los monarcas, tronos y títulos nobiliarios, nuestro país democrático se rige por leyes distintas y el presidente que ayer daba el grito fue votado por la mayoría de los habitantes. Entiendo que el origen entre México y el Reino Unido tiene historias distintas, partimos de principios radicales sobre las formas de gobierno y por ende la aceptación de los gobernados. Dudo que en México pudiera tolerarse un gobierno como es la monarquía. Fue Benito Juárez quien decidió que se debía fusilar al segundo emperador que ha desfilado en México: Maximiliano de Habsburgo, demostrando que ningún monarca podría acabar con la soberanía nacional, ni con la democracia y su sistema político a pesar de que era 1867.
Sin pensar únicamente en el caso de México y cómo sería inaceptable un tipo de gobierno como es la monarquía, me parece sorprendente cómo pueden llegar aún a existir las monarquías en este siglo. Se podría decir que el Reino Unido es la más conocida, pero aún existen 44 vigentes en el mundo. ¿Será que realmente tienen una causa justificada para existir?, ¿se mantienen por agrado de los gobernados? Si llegamos a pensar que el presidente de la república tiene demasiado poder a su alcance ¿qué se puede decir de los pertenecientes a la realeza? Lujo y títulos o puestos perpetuos. Los cambios son importantes en puestos tan delicados y la monarquía no permite este tipo de cambio tan fácilmente.
Entiendo que en el caso del Reino Unido la monarquía deja un ingreso importante y un alto porcentaje de los habitantes aún estaba de acuerdo con que su líder o figura representante fuera aquella Reina, pero por otro lado también existen casos de países donde la monarquía ya terminó y son sus palacios que sirven como museos los que generan ingresos altísimos, tal es el caso del Palacio de Versalles y el Palacio de Schönbrunn.
En fin, habrá que ver la aceptación al Rey Carlos III, para darnos cuenta si las monarquías tienen una fecha de expiración.