Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- En el 2015, el Gobernador de Veracruz, Javier Duarte, halagó al Presidente Enrique Peña con un regalazo: un Ferrari rojo que perteneció al Presidente Adolfo López Mateos.
“Javier Duarte se le acercó en las escalerillas del avión presidencial y le entregó una carpeta al Presidente; yo sabía de la relación estrecha entre ambos pues hacía tiempo que Luis Videgaray me había instruido a facilitar diversos tipos de combustible al Gobierno de Duarte, pues el Presidente se comprometió apoyar la gestión de el entonces gobernador”, declaró el director de Pemex, Emilio Lozoya ante la FGR.
“Enrique Peña Nieto nos dijo: ‘miren lo que me regaló el Gober'”, refiere Lozoya, y les mostró las fotos del Ferrari con un texto: ‘Este Ferrari perteneció al Presidente López Mateos y a un lado estaban las llaves del auto”.
Para festejar, Peña pidió abrir un par de botellas de Vega Sicilia.
El hecho lo califica Lozoya como “deplorable” y revela que Peña invirtió millones de pesos en un “Museo del Presidente” donde fue a dar el auto de colección.
Previamente, estuvo en el taller del Estado Mayor Presidencial donde le daban mantenimiento.