Por el lado norte del Jardín de San Marcos se asoma un fantasma al caer el alba, llega a la puerta de la iglesia donde parece orar unos minutos y luego, simplemente, desaparece.
¿Qué explicación tiene la aparición del fantasma? Nadie lo sabe a ciencia cierta, pero se especula que es por un cuantioso tesoro que se amasó por el año 1851 cuando llegó a la ciudad de Aguascalientes un grupo de personas procedentes de Guadalajara. Don Felipe Reyes González, quien formaba parte del grupo, llegó al barrio de San Marcos, que antiguamente se llamaba El Pueblo, y a este barrio vino a vivir don Felipe quien, por tener un pariente en este lugar, sintió que le sería más fácil establecerse. No estaba equivocado, se inició con una pequeña tienda que abría durante la feria y como tuvo éxito, no dudó en probar con los abarrotes. Al principio le fue difícil, pero poco a poco se dio a conocer y logró reunir ocho mil pesos, que sumados a su capital le daban cuarenta mil. Como le iba muy bien en su negocio pensó vivir definitivamente en Aguascalientes, en la calle Flora, al lado norte del jardín, allí construyó su casa, la que por muchísimos años ocuparon sus descendientes.
Cuenta la leyenda, que también en los siglos pasados había “amigos” de lo ajeno y que don Felipe, pasado un tiempo en la ciudad, se sintió temeroso de que alguien le fuera a robar su capital _ que ya había aumentado, pues se dedicó a comprar alhajas y oro macizo _ y pensó que en su casa no estaría seguro su tesoro, pues la gente sabía que tenía mucho dinero. Varias noches no durmió pensando en dónde guardar su tesoro. Al fin decidió que el lugar más seguro sería el Jardín de San Marcos. Al pie de un gran fresno, en un bosque de rosales, entre el ángulo norte y oriente del jardín, una noche oscura, alumbrado únicamente por una vela de sebo, don Felipe enterró una caja de lámina y madera, de buen tamaño, en donde había depositado su tesoro. Como tenía su negocio, el señor González se entretenía atendiéndolo, pero se aseguraba de pasar con frecuencia sobre su “entierro”.
Todo era alegría y entusiasmo; pero un día hubo una balacera en donde se encontraba escondido el tesoro, sin más se escucharon varios tiros. La gente salió despavorida. Don Felipe Rey González acudió al lugar con el fin de resguardar sus bienes. Aterrado volteaba a ver su tesoro e inmóvil permaneció allí, hasta que llegó la policía. Como en la trifulca murió una persona y dos más resultaron heridas, las autoridades arrestaron a todos los que se encontraban en el sitio, hasta que se esclarecieran los hechos. Uno de los arrestados fue don Felipe.
Durante algún tiempo estuvo preso el señor González. Una de sus más grandes preocupaciones era el “entierro” que tenía en el Jardín de San Marcos, del que nadie estaba enterado. La desesperación hizo que se enfermara. Se encomendó a la Virgen del Pueblito. Le ofreció parte de su tesoro, así como una misa solemne de tres padres, orquesta y cohetes, si salía de aquel “tormento” y continuaba con su vida normal, pues él no había sido culpable del pleito.
Un buen día notificaron a don Felipe que salía por falta de pruebas. Frente a la puerta de salida del reclusorio, al ver a su familia y amigos, no pudo más que ponerse a llorar. Poco antes de llegar a su casa, pidió visitar el Jardín de San Marcos, caminó por el lado norte hasta llegar a su rosal consentido y se detuvo allí por unos instantes. Después se fue a su casa. Pasaron días de euforia, tranquilidad y alegría; pero como nada puede ser para siempre, don Felipe volvió a estar muy enfermo. Antes de morir quiso hablar con su mujer, pero ya no pudo, le señalaba el jardín, el templo, pero nadie entendió lo que era su última voluntad. No pudo cumplir el ofrecimiento que le hizo a la Virgen del Pueblito, con ese remordimiento se fue a la tumba, y nadie supo lo del tesoro.
Cuentan que unos días después de su entierro comenzó a aparecer un fantasma en el Jardín de San Marcos y que va a rezar en la iglesia, al parecer por la deuda que tiene con la Virgen. (Leyendas de Aguascalientes; recopilación de Pamela Anet. Ediciones Horus. México)