Saúl Alejandro Flores

El marco del Día Mundial del Agua como lo comenté la semana pasada estuvo borrado de los reflectores consecuencia de la crisis mundial por el “coronavirus”. Un Día Mundial del agua en el que se sabe la importancia de esta como medida de prevención del contagio pero que lamentablemente en muchos hogares como resultado de la ineficiencia de los organismos operadores municipales, no hay agua, no sólo en horas, sino de días sin agua.

A la par de esta preocupante deficiencia nos encontramos con otra banalidad por conducto del titular del ejecutivo en el cual sin un apego a la legalidad se realizó una consulta ilegal y canceló un proyecto de la manera más “demagógica”, de ahí por qué refiero en esta columna el embuste que representan las consultas (definición de embuste: “Mentira disfrazada con artificio”; Definición de Artificio: “procedimiento o medio ingenioso para conseguir, encubrir o simular algo”. También mencioné la palabra Camelo, uno de los grandes divulgadores de ciencia Carl Sagan en su obra: “El mundo y sus demonios”, nos aporta un concepto estupendo de “camelo” les recomiendo que lean ese capítulo, el cual les permitirá darse cuenta que en las “mañaneras” mínimo hay un camelo en el que varios caen. Porque camelo según la mayor parte de los diccionarios nos lo definen como “noticia falsa, bulo o burla”.

Con base en esas dos definiciones pueden comprender el porqué del embuste y falsedad desde la proliferación de la confusión con que el agua se privatiza y esas irresponsabilidades, así como recordarán ustedes cuando abordé semanas atrás el problema en la zona norte con la errónea concepción del agua como un bien de pertenencia de agricultores, y no como un bien nacional, pero los mensajes que se envían de manera irresponsable no sólo del presidente de la República sino de algunos funcionarios, provoca caos, como en el Acuerdo de Distribución de Aguas con los Estados Unidos de América, el trasvase a otros estados, y ahora la cancelación de este proyecto que se traducirá en una deuda de grandes dimensiones, aunque hay otros estados de la república que bien aceptarían esta inversión. La Secretaría de Gobernación no era competente para organizar esa consulta, además de que votaron 27,973 personas un bajo porcentaje del padrón es decir 3.51%, la mayoría no acudió por que ha permanecido resguardada en su casa, en síntesis, el país se ha endeudado más a pesar de que la empresa accederá a negociar, pero de que hay deuda hay deuda, la otra gravedad es el mensaje que se envía de que México no es un país que garantice inversión ni extranjera ni nacional, y en último tenemos que la crisis de agua en México es enorme, seguirá en aumento hasta que las emociones se encuentren por debajo de los hechos y de la información comprobable, y como lo he reiterado en este espacio el agua no puede ni debe ser ideologizada, es un suicidio hacerlo.

La CONAGUA y el IMTA ya habían realizado los estudios y análisis, no representaba riesgo alguno, se aportarían beneficios, concluyeron sobre la importancia de eficientar el riego y la infraestructura hidroagrícola para disminuir la sobreexplotación del acuífero, ¿Amable lector le suena esta historia? El Proyecto no implica un riesgo para el abastecimiento o disponibilidad de agua en la región. El volumen anual que existe en el valle de Mexicali y en la ciudad equivale a 2.95 mil millones de metros cúbicos; mientras que la compañía sólo utilizaría 1.75 millones de metros cúbicos, es decir 0.016%.Incluso la propia CONAGUA ha divulgado que no hay riesgo hídrico para que la empresa trasnacional continúe con la construcción y posterior funcionamiento de su planta, e impuso condicionantes para que la empresa regrese (en el supuesto de la operación) casi cuatro veces el volumen de agua que utilice anualmente, lo que significa que mientras la empresa usaría 5.85 millones de metros cúbicos del líquido anualmente, deberá regresar 20 millones de metros cúbicos en el mismo periodo. La empresa estaba totalmente de acuerdo con dicha condicionante. ¿Entonces? Nota: Otro camelo lo tienen con los generadores de energía eólica que afean la panorámica según el presidente, y “dos bocas” o el tren” ¿no alteran el entorno?, el petróleo es contaminante sobra decirlo y la energía eólica no, ¿Quieren más camelos con una sociedad desinformada que vota por pasión y no por razón?. Recuerden que debemos emprender acciones tendientes para que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.com