Rubén Andrés Moreno de la Rosa

Tras los resultados de las elecciones a las gubernaturas en junio de este año, MORENA logró consolidarse con 21 de los 32 estados de la República Mexicana en el corto periodo de 4 años, tomando como punto de base la llegada a la presidencia de Andrés Manuel López Obrador.

En población, estas entidades se traducen en 68.3 millones de personas, más de la mitad de los mexicanos en todo el país (126.01 millones), de acuerdo con el censo 2020 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, lo cual en cierta medida nos puede dar una idea de cómo serán los resultados de las elecciones presidenciales en el año 2024.

Esta situación nos lleva a pensar cuáles han sido los principales factores que han permitido llegar a estas circunstancias, por lo cual en este artículo haremos un breve análisis de esta situación.

Lo primero que tenemos que tomar en cuenta es que, en lo que se refiere a la democracia mexicana, nosotros somos mucho más dados a votar por partidos que por candidatos. Más que en las propuestas del individuo que representa a estas instituciones políticas, nos centramos en las tendencias e ideologías que dichos partidos manifiestan y cómo éstas podrían, o no, verse reflejadas en las decisiones políticas y administrativas de sus candidatos. Dejándonos en claro que, hasta cierto punto, vivimos en una partidocracia.

Sin embargo, en el caso de MORENA esta situación es diferente ya que esta institución está construida en torno y en relación con la figura de Andrés Manuel López Obrador, siendo ésta su principal exponente, defensor y punto de cohesión.

Habiendo entendido esto, podemos analizar algunos de los factores que han permitido que MORENA y sus aliados obtengan control de tantos estados.

El primer factor que ha permitido el éxito de MORENA es la mala administración y los diversos escándalos en los que se han visto involucrados las administraciones del PRI y del PAN, tanto a nivel federal, como a nivel estatal; lo cual ha llevado a una pérdida de confianza en estas instituciones.

El segundo factor, que surge como consecuencia del anterior, es el voto de castigo. En nuestro país somo propensos a usar las elecciones como una manera de desquitarnos contra los gobiernos cuya gestión consideramos no fue satisfactoria y en este sentido MORENA y sus aliados se han presentado como la alternativa, la oposición a prácticamente todos los partidos que hasta este momento habían ostentado el poder.

El tercer factor tiene que ver con la naturaleza particular del partido de MORENA. Como mencionamos anteriormente, este grupo político gira en torno y tiene como base la figura de López Obrador, situación que no se ve reflejada en ningún otro partido político, tanto en su favor como en su contra, de tal manera que cuando se celebran las elecciones en alguna entidad federativa, la contienda electoral no es entre el candidato de MORENA y el candidato de la oposición, es entre Andrés Manuel López Obrador (como agente representante de la ideología de izquierda que esta institución afirma tener) y el candidato de la oposición, de tal manera que en los últimos 4 años, el actual presidente ha participado no en una, sino en 21 elecciones y eso que todavía no hemos tomado en cuenta las que se llevarán a cabo antes de que termine su mandato.

Esto en parte se debe al legado de las tendencias caudillistas que plagaron a México y buena parte de América Latina, durante el siglo XIX y XX donde tendemos a seguir a un líder carismático el cual finalmente llega al poder mediante el reconocimiento de su liderazgo por parte de las mayorías, sin considerar su experiencia previa o la calidad de sus propuestas.

Ahora, seríamos omisos en señalar que una situación similar aplica, aunque en mucho menor medida, para los candidatos de oposición los cuales en muchas ocasiones son elegidos, más que por sus propuestas, por el hecho de que son la opción mas viable para que MORENA y sus aliados no lleguen al poder.

Con todo esto, podemos darnos cuenta de que este “efecto MORENA” es más bien un “efecto AMLO” y sólo nos queda ver el impacto que este nuevo poder tendrá en el partido y cómo será ejercido por el mismo.

Muchas gracias por su atención y si desean compartir opiniones respecto a este tema pueden comunicarse conmigo en mi correo electrónico: rubemoreno0034@gmail.com