Lamentablemente, nuestro Poder Legislativo Federal se ha convertido en un auténtico espectáculo circense. Es bien sabido que la gran mayoría de nuestros legisladores no cuenta con el perfil ni la experiencia suficiente para discutir los diversos dictámenes y plantear iniciativas de calidad; siendo así que por mayoría de razón encontramos una gran carencia de técnica y análisis para revisar el Paquete Económico.

Hace menos de veinticuatro horas, los diputados federales acordaron aplazar la discusión del Presupuesto de Egresos para el próximo viernes 22 de noviembre, ya que según se menciona, los recintos oficiales se han visto amenazados por organizaciones campesinas y ciudadanos. Lo anterior, obedece a un reclamo justo y exigente por parte de uno de los principales sectores de la población  ya que como bien han señalado lideres de la talla del diputado Ismael Hernández Deras, dirigente de la Confederación Nacional Campesina; los “técnicos” que han elaborado el presupuesto para el próximo año no logran comprender que atender y priorizar al campo mexicano es más importante que continuar generando un clientelismo electoral a los adultos mayores y la entrega de dadivas de “bienestar”.

Todo esto, pone en evidencia primeramente; la precaria capacidad de vocación política por parte del partido en el poder; aunado a un nulo conocimiento sobre las necesidades primordiales de la población mexicana, al atreverse a entregar un presupuesto con números muy bajos en aspectos relacionados con la educación, la salud y el campo, entre otros, que pareciera ser que la “Cuarta Transformación” olvida deben de tener asignaciones por mandato constitucional.

Por esta razón, nosotros como ciudadanos debemos de realizar un análisis a conciencia y elegir con prudencia y bajo un mayor esquema de razonabilidad a nuestros legisladores, ya que resulta incomprensible que una aplanadora legislativa que ha logrado aprobar y soslayar iniciativas que llevan nombre y apellido, así como nombrar o ratificar propuestas de titulares de algunas dependencias y/u organismos constitucionales autónomos; ahora se declare incompetente para resolver un reclamo presupuestario.

El 2020, se convertirá en la antesala de una elección intermedia y pareciera ser que nuestro Presidente y sus compañeros de partido, se están adueñando de cuanta institución y presupuesto puedan para continuar con un “gobierno austero”; que decide eliminar el apoyo a los expresidentes, sin comprender los efectos desestabilizadores que puede traer una catástrofe para alguno de ellos, pero que con la mano en la cintura decide apoyar con el recurso de los mexicanos el asilo de expresidentes que vulneraron los derechos fundamentales; un “gobierno visionario” que decide implementar millones de pesos en redes de comunicación por nuestras rutas mayas o que busca y/o promueve traer eventos de talla mundial como algunos partidos de las grandes ligas, pero que por otra parte decide cancelar el proyecto más ambicioso de comunicación aérea que nos levantaría como el “hub” aeroespacial de Latinoamérica y potencializaría un gran crecimiento económico.

Sabemos que el panorama internacional tampoco pinta para que las grandes condiciones puedan desarrollarse en nuestro país; sin embargo, si nuestros legisladores comienzan a realizar un auténtico examen de conciencia y reconocen su inexperiencia en el manejo del análisis del presupuesto y decidieran en ese “ánimo de austeridad” donar o destinar su sueldo para que verdaderos expertos los auxilien, estoy seguro que podríamos lograr una mejor planeación económica y presupuestaria que nos lleve a un crecimiento estandarizado en los próximos años. Y mientras eso no suceda, la única oportunidad de cambiar, es dejando de votar por incompetentes….

Correo: davidreynoso@sapiensiuventus.com

Twitter: @davidrrr