Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO .-El lunes 13 de abril, la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud hizo pública la base de datos que incluye información sobre casos de Covid-19. Es decir, el total de personas estudiadas y sus características. La base se entrega con un corte más tarde que el presenta el Subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, en las conferencias vespertinas.
En la primera entrega, se incluyeron 38,670 registros. En dicha base, se reportaban dos hombres embarazados: un joven de 17 años, residente de Pesquería, Nuevo León y con resultado negativo para Covid-19, y otro hombre de 26 años, también negativo para el virus, reportado en Zapopan, Jalisco.

En la entrega del 14 de abril, estas inconsistencias fueron solventadas y se retiró la clasificación de embarazo para ambos individuos.

No obstante, en esta entrega se reportan tres personas con fecha de fallecimiento previa a la fecha en que ingresaron al hospital.

Los datos son: una mujer de 69 años reportada como fallecida el pasado 7 de abril en una unidad médica de Quintana Roo y con ingreso hospitalario el 6 de abril. Su estatus permanece como sospechoso para Covid-19.

Lo mismo sucede para un hombre de 59 años reportado en la CDMX, que fallece el 12 de abril, según los registros, pero fue ingresado al hospital el 14 del mismo mes. Su resultado para la prueba también se reporta como sospechoso.

Por último, destaca otro hombre de 36 años en Baja California con fecha de defunción del 29 de marzo y fecha de ingreso tres días después, también con estatus pendiente.

Adicionalmente, entre las entregas del 13 y 14 de abril, llama la atención una defunción reportada como positiva para Covid-19 y cuyo estatus cambió a negativo en la segunda entrega. Esta persona, procedente de Durango, es un hombre de 72 años que ingresó al hospital el 21 de marzo y falleció el 24. Según los registros, el hombre no fue entubado y presentaba neumonía y epoc (enfermedad pulmonar).

A pesar de que la Dirección General de Epidemiología ha reconocido que debe mejorar la calidad de la información, la ausencia en la precisión de datos y este tipo de alteraciones suscitan desconcierto. No olvidemos que sin información sólida y confiable es imposible conocer la magnitud de la pandemia y, a su vez, tomar decisiones para combatirla.