Saúl Alejandro Flores

Como parte de estas entregas que me he comprometido con mis amables lectores de compartirles la iniciativa de Ley General de Aguas que se encuentra en el Senado con la finalidad de que vayan conociendo los pormenores de cada tema, ahora me enfoco en uno de los aspectos que más ha acaparado la atención y que marca la visión que se tiene sobre el recurso hídrico como un derecho humano, es importante conocerlo, porque también a partir de aquí han surgido diversas confusiones; entonces pasemos a la transcripción y luego a los comentarios.

“Capítulo III. Derecho humano al agua”.

“Artículo 27. Es responsabilidad de la federación, estados, Distrito Federal y municipios en el ámbito de sus respectivas competencias, garantizar el derecho humano al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible, con la participación que corresponda a la ciudadanía”.

“Los poderes públicos de los tres órdenes de gobierno están obligados a garantizar el derecho humano al agua de forma progresiva y sin discriminación alguna que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anularlo o menoscabarlo”.

“Artículo 28. El derecho humano al agua comprende la obligación de la autoridad competente de garantizar a los asentamientos humanos:”

  1. “Los derechos de acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico, y”
  2. “El mínimo vital.”

“Artículo 29. Para la promoción, respeto, protección y garantía del derecho humano al agua, la Federación, los estados, el Distrito Federal y los municipios, en el ámbito de su competencia, deberán:”

  1. Adoptar medidas normativas y de otra índole para hacerlo efectivo;
  2. Atender prioritariamente a grupos vulnerables y a personas menos favorecidas;
  • Establecer contribuciones y tarifas asociadas al agua para consumo personal y doméstic oacordes con la capacidad contributiva de los usuarios;
  1. Colaborar con la ciudadanía y la sociedad civil para su cumplimiento;
  2. Prevenir y controlar la contaminación de las fuentes de abastecimiento;
  3. Informar sobre la calidad del agua, en particular la que se abastece para consumo humano;
  • Fomentar la cultura del respeto al derecho humano al agua, y
  • Establecer programas, incentivos y subsidios necesarios para dar cumplimiento progresivo al derecho humano al agua.”

“Artículo 30. El acceso al agua debe ser preferentemente a través de las redes municipales de servicios públicos de agua potable. En caso de que lo anterior no sea posible, se deben considerar formas alternas para su abastecimiento a fin de garantizar el mínimo vital.”

“Artículo 31. Los municipios deben realizar planes, programas, medidas y acciones para garantizar el derecho humano al agua.”

“La ciudadanía y la sociedad en general podrán participar de manera informada y oportuna, en la planeación, realización y supervisión de acciones para garantizar el derecho humano al agua.”

“Artículo 32. El concesionario y el usuario deben contribuir por el uso de las aguas nacionales y sus bienes públicos inherentes, así como pagar las tarifas por la prestación de los servicios relacionados.”

En el Artículo 10 correspondiente a definiciones encontraremos esas palabras a que nos hace referencia el artículo 27 respecto a las formas en que se deben prestar los servicios de agua, que para el caso es: “asequible, aceptable, salubre y suficiente”. Entonces pasemos a transcribir dichas definiciones que nos permitan comprender este artículo.

  • “Aceptable.- Cualidades y características apropiadas de olor, color y sabor que debe presentar el agua para consumo personal y doméstico;”

X.. “Asequible. Característica de las contribuciones y tarifas asociadas al agua para consumo personal y doméstico, así como las relativas a la infraestructura hidráulica y los servicios relacionados, que consiste en que deben ser acordes con la capacidad”.

XXVII. “Salubre. Calidad del agua para consumo personal y doméstico que, en términos de la normatividad aplicable, impide efectos nocivos para la salud;”

XLVII. “Suficiente.- Suministro de agua que cubre las necesidades básicas para consumo personal y doméstico;”

Como podrán ver, si repasan el artículo 27 refiere a que será este criterio y conceptos aplicables al consumo humano, es decir, al uso doméstico, que implica el consumo directo por parte del humano para cubrir sus necesidades básicas en vida, higiene y supervivencia, podríamos aplicar el criterio de la prelación que ya se venía manejando desde legislaciones anteriores, de la prelación del uso doméstico sobre otros como el industrial, agrícola y otros, y esto obliga a que para garantizar el derecho humano al futuro consideremos la posibilidad de establecer nuevas políticas de manejo del recurso hídrico. La próxima semana continuaremos con este tema del derecho humano al agua en la iniciativa de la ley, porque saben mis lectores que estas serían acciones tendientes a que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.com twitter: @saul_saalflo

¡Participa con tu opinión!