El pasado 29 de abril del presente año el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) emitió el “Acuerdo para Garantizar la eficiencia, Calidad, Confiabilidad, Continuidad y Seguridad del Sistema Eléctrico Nacional, con motivo del reconocimiento de la epidemia de enfermedad por el virus SARS-CoV2 (COVID-19)”.

Este acuerdo del CENACE básicamente quiere decir dos cosas. Por temas de confiabilidad yo decido que Centrales Eléctricas generan (“Must Run”) por temas de seguridad y confiabilidad en el Sistema Eléctrico Nacional, y dos independientemente de su costo y condiciones operativas.

Las justificaciones sobre la decisión básicamente van enfocadas en el sentido sobre el costo operativo y lo ineficientes que se vuelven las Reservas del Sistema.

Ya que, al haber menor demanda de energía eléctrica por el paro de labores, la energía intermitente (solar y eólica) representan un mayor porcentaje del total de la generación, lo que ocasiona que cuando tenga que entrar a respaldar una maquina en reserva lo tendrá que hacer por mayor capacidad y en el mismo tiempo.

Aquí hay varios temas técnicos que no cuadran con la realidad. En primer lugar, los menores niveles de demanda de energía eléctrica debido al COVID-19 que se han observado, no son inferiores a los registrados en el mes de diciembre 2019, que es cuando menor consumo de energía hay en México. Los niveles de reserva no se han modificado significativamente.

En segundo lugar, existe el Sistema Eléctrica de California como ejemplo en donde el total de la energía consumida para el 2017, el 52% provino de energías limpias. Cuando en México para el mismo periodo fue de alrededor del 20%.

Si existen fallas en la Red Nacional de Transmisión, habrá que revisar a fondo el programa de mantenimientos por parte de la CFE y el estatus actual de la misma.

En tercer lugar, va en contra del Código de Red publicado el pasado abril del 2016. Recordemos que esto se realizó para garantizar los criterios de eficiencia, calidad, confiabilidad, seguridad y sustentabilidad del Sistema Eléctrico Nacional (SEN).

En este mismo se contemplan los procedimientos a seguir en caso de emergencia, como la actual contingencia de sanitaria. Y ¿Qué creen? Las últimas Centrales Eléctricas que deberían de ser apagadas son los Generadores Intermitentes, de acuerdo al “Procedimiento de Reducción por Confiabilidad” contenido en el Código de Red emitido por la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Y hablando de la CRE, El 8 de abril de 2016, en el Diario Oficial de la Federación se publicaron las “Disposiciones Administrativas de carácter general que contienen los criterios de eficiencia, calidad, confiabilidad, continuidad, seguridad y sustentabilidad del Sistema Eléctrico Nacional: Código de Red, conforme dispone el artículo 12, fracción XXXVII de la Ley de la Industria Eléctrica”.

La CRE es la Autoridad facultada por mandato de Ley para expedir y aplicar la regulación necesaria en materia de eficiencia, Calidad, Confiabilidad, Continuidad, seguridad y sustentabilidad del SEN.

Y tiene la potestad para dictar o ejecutar, para proteger los intereses del público en relación con la Calidad, Confiabilidad, Continuidad y seguridad del Suministro Eléctrico.

En ese sentido, la CRE está siendo omisa en vigilar la operación del Mercado Eléctrico Mayorista y las determinaciones del CENACE a fin de asegurar su funcionamiento eficiente y el cumplimiento de las Reglas del Mercado.

Pareciera que con la medida de facultar al CENACE para nombrar las Centrales “Must Run” están tratando de evitar o de darle la vuelta a la Ley.

Y el tema que más preocupa sobre las afectaciones directas que se experimentarán. Es que la Centrales “Must Run” serán las que producen energía en base al Combustóleo, ya que hay que recordar que por una nueva Ley Internacional Marítima ya no se puede transportarlo y es altamente contaminante.

Es un derivado del proceso de refinación de combustibles y al no contar con mayor almacenamiento ni compradores internacionales la opción “viable” es meterlos a la Red Eléctrica.

Esto sin mencionar que la actual contingencia es por una enfermedad respiratoria y claramente el emitir mayores niveles de gases contaminantes no suena demasiado lógico en estos momentos.

Lo que requiere el sector es certeza y confianza y estas medidas distorsionan la Libre Competencia y estancan el Crecimiento Económico de México.

Al grado que la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE) el pasado 07 de mayo, emitió una opinión a la SENER, la CRE y el CENACE en donde básicamente resume “Generan un incremento en el precio de electricidad y en los subsidios que el Gobierno Federal otorga a las tarifas eléctricas. Lo que va en perjuicio de los consumidores y las empresas mexicanas”.

Básicamente habrá una afectación en las finanzas públicas y en el bolsillo de consumidores. La COFECE, únicamente en esta ocasión puede emitir una recomendación complementaria y la autoridad receptora cuenta con la libertad de hacerle caso o mandarla a buró de los recuerdos.

Lo importante de la recomendación es que puede ser utilizada en procesos judiciales y/o administrativos. Y en estos momentos en los que se ve amenazada la libre competencia es posible recurrir al poder judicial, de acuerdo a la misma Ley de la Industria Eléctrica.

Privilegiar la Libre Competencia es significado de un país más próspero, con desarrollo y crecimiento económico. Los únicos negocios legítimos sin moralidad son los monopolios, porque no arriesgan capital y fácilmente ponen barreras de entradas, dificultan y frenan el libre comercio y afectan el legítimo esfuerzo de quienes compiten en desigualdad de condiciones. Lo que sería contrario a una “Economía Moral”. El acuerdo no define plazo ni temporalidad, ¿Cuánto durará?

El empresariado mexicano está dispuesto en apoyar al Gobierno Federal para alcanzar una solución que privilegie la libre competencia, respete en igual de condiciones los esfuerzos económicos y de trabajo de las empresas. Donde se busque como objetivo final el desarrollo y crecimiento económico de México.

Está comprometido con el bienestar de quienes colaboran y comparten día con día sus metas y objetivos. Y definitivamente comparten la visión de que la mejor forma de ayudar a México es haciendo Empresa, creando Empleo y nuevas Oportunidades de desarrollo. Así como aportar en que existan más y mejores mexicanos que compartan y desarrollen sueños. Ahí radica el futuro energético de México.

Carlos Aurelio Hernández González

Presidente de la Comisión de Energía de COPARMEX Metropolitano del Estado de México
Vicepresidente de Energía Renovables de la Comisión Nacional de Energía COPARMEX
Twitter: @cauhdez