Como un ciclo escolar prácticamente perdido es el actual periodo de las escuelas donde difícilmente se podrá hacer mucho a casi un mes de pasar prácticamente a las vacaciones, estableció la presidenta de la Asociación de Mujeres Jefas de Familia, Gwendolyne Negrete Sánchez.

La también socióloga afirmó que a las jefas de familia entusiasma que sus hijos ya puedan regresar de manera presencial a clases, luego de que quedó demostrado que en las clases virtuales hubo muchos distractores en casa, además de que los programas de televisión educativa no sirvieron al no lograr atrapar la atención ni motivar a los alumnos.

Ante esta realidad, dijo que muchas madres jefas de familia están ocupadas y a la vez preocupadas porque sus hijos aprendan algo y logren un grado escolar superior al que ellas tienen y sobre todo interesadas en que concluyan su ciclo escolar, sobre todo los que pasan de sexto de primaria a primero de secundaria y los de tercero de secundaria a preparatoria porque saben que se van a enfrentar a un siguiente ciclo escolar donde éste ha estado perdido y que no han aprendido nada. Mientras que para los de primero de primaria donde apenas iban a aprender a leer y a escribir, se enfrentaron a la realidad de que ya tenían que saber utilizar la computadora y los programas de Office para realizar sus tareas.

Estableció que con todo este desastre, no es de sorprender los resultados que se tienen en el Sistema Educativo ante una deserción escolar impresionante, el cual ronda entre el 35 y un 38% de niñas y adolescentes que tuvieron que abandonar la escuela porque no hubo las condiciones suficientes para poder cumplir con todo esto.

Por lo anterior, enfatizó que ojalá realmente se pueda regresar pronto a las aulas de manera presencial aunque habrá que estar alertas en torno a las condiciones que guardan las escuelas ya que a poco más de un año de estar cerradas, muchas no están en óptimas condiciones por lo que tendrán que someterse a una profunda limpieza, una sanitización, un buen corte de césped, así como una buena fumigación. “Es una tristeza que los bares, los restaurantes, los antros estén llenos y las escuelas estén vacías. Es importante que las políticas públicas y el gasto público que queda, los dirijan a la educación para que nuestros niños, niñas y adolescentes puedan regresar a clases sanamente”.