Marco Arellano
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- Sergio Pérez hoy disfruta del mejor momento de su carrera en la Fórmula Uno.
Está en un equipo que hoy es líder entre los Constructores y que peleará hasta la última carrera por quedarse con el campeonato y Red Bull le está dando un auto que le permite ser el tercer mejor piloto de la máxima categoría.
Pero cuando ya no haya más ‘Checo’ Pérez en las pistas y esté dedicado a disfrutar de su familia, el piloto mexicano quiere dejarle algo a las futuras generaciones.
“Lo que ‘Checo’ les va a dejar el día de mañana será un chavo absolutamente normal de una familia muy normal que llegó tan lejos en un deporte muy complicado y si ‘Checo’ pudo ¿por qué el niño mexicano el día de mañana no lo puede lograr?”, dijo Pérez en una charla con clientes del banco Banorte, uno de sus principales patrocinadores.
“Soy mucho más normal de lo que la gente se imagina. A mí nunca me tocó ver a un mexicano en este nivel, era como una barrera fuerte que decía ‘un mexicano nunca ha hecho algo así, cómo se hace eso, eso es imposible para un mexicano'”.
“Sí es más difícil viniendo de nuestro país, pero que se puede y eso le quiero dejar a las nuevas generaciones, que con trabajo, esfuerzo y dedicación, se puede llegar muy lejos en cualquier deporte”.
El tapatío dijo ser una persona muy normal, sólo que los domingos se pone el traje y da unas vueltas.
“Pero fuera de eso, al final entiendo que esto es una profesión y el día de mañana volveré a tener una vida normal. Es importante estar siempre aterrizado y que en tu día a día no sientas que eres esa súper estrella que se sube al coche”, compartió ‘Checo’.
“Al final de todo, el motor de nosotros son nuestras familias, quisiéramos pasar más tiempo del que podemos con ellos. Siempre hay que mantener ese balance, trabajar lo suficiente, pero estar con tu familia para que te llene de energía y que cuando estés en el trabajo puedas dar el 100 por ciento de ti cada día”.
Pérez suma 104 puntos tras nueve fechas del campeonato 2021 y en la charla en la que también estuvieron presentes algunos niños, les explicó cuál has ido su principal reto en Red Bull.
“Mi principal reto fue la adaptación. Es como cuando estás en una escuela y cambias a otra. Estás acostumbrado a todos tus maestros, tus compañeros, horarios, ya sabes lo que puedes hacer, cuándo te van a regañar y cuándo no, y cambias de repente a otro colegio. Son diferentes las reglas, la forma de llevarte con tus compañeros, te regañan en algunas cosas que en el otro no, estudias unas cosas que no tienen importancia en la escuela de ahorita, pero en la otra tenían mucha”, señaló.
Algo que caracteriza a ‘Checo’ en pista y tras 11 años de experiencia en la F1 es su destacado manejo de neumáticos, lo cual atribuye a su estilo de manejo.
“Cada fortaleza viene con una debilidad, mi estilo de manejo es muy controlado, pongo la potencia de manera muy controlada, la cual me cuesta mucha veces en calificación, pero me beneficia mucho en carrera, cuando llega la degradación, tiene mucho que ver con eso”, explicó el piloto de 31 años.
‘Checo’ Pérez pasó de un equipo que peleaba por ser el mejor del segundo bloque, como lo fue Racing Point, a uno como Red Bull que pelea llanta a llanta con Mercedes, siete veces campeón entre los Constructores, y eso implica un grado, o más, de presión.
“Cuando estamos haciendo nuestro trabajo, te metes en una zona de enfoque en la que sólo piensas en el resultado, te puede salir bien o mal, somos humanos y estamos propensos a cometer errores, pero se trata de minimizar esos errores, intentar sacar lo máximo de esa situación y al final es lo que cuenta”, comentó el de Guadalajara.
Luego de tres fines de semana al hilo con carreras, la Fórmula Uno regresará a la actividad el domingo 18 de julio con el Gran Premio de Gran Bretaña.