Prácticamente abarrotado lució el centro de la ciudad, tras vencerse el decreto de suspensión de actividades no esenciales. Una gran cantidad de personas se concentraron en establecimientos como tiendas autoservicio, ropa, zapaterías, así como negocios enfocados a la venta de alimentos.
Desde temprana hora, el control de aforo en los establecimientos generó largas filas de personas en muchos de ellos, esperando poder ingresar; En algunos negocios se advertía sobre el ingreso de un miembro por familia, prohibiendo el paso a menores de edad. En los principales andadores del centro de la ciudad, así como en la plaza principal, se pudieron observar familias enteras paseando o realizando compras. Calles como Madero, Morelos y 5 de Mayo lucieron con una carga vehicular más densa de lo registrado en los últimos días, en tanto que en las paradas de autobuses, también fue notable una mayor afluencia de personas. En general, el centro de la ciudad volvió a su normalidad atendiendo las recomendaciones contra la pandemia de Covid-19 y tras permanecer inactivo una parte de los comercios durante las dos últimas semanas.
Para la señora Julia, el periodo de confinamiento recién concluido resultó contraproducente, luego de que al acercarse las fiestas decembrinas y compras de temporada, la aglomeración de personas será mayor a la que se pudo haber registrado en las dos últimas semanas.”Yo creo que esto se puede salir de control, es el primer día que el centro abre y está lleno, imagínese cuando más gente empiece a recibir su aguinaldo esto estará peor”, concluyó. (Por Rubén Torres Cruz/Heraldo Digital)