Cada vez son más locales en el primer cuadro de la ciudad los que tienen sus cortinas abajo y no hay fecha para que se reactiven esos negocios, que por falta de clientes o posibilidades de sostenerse, decidieron cerrar ya sea de manera temporal o definitiva, sobre todo los que al ser de giros no esenciales, en esta pandemia bajaron de manera considerable sus ventas.
Así lo dio a conocer el presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Humberto Martínez Guerra, quien resaltó la diferencia con el ambulantaje o comercios semifijos, que ha podido mantenerse activo, tanto en el Centro como en otros puntos de la ciudad, pues tienen menos compromisos fiscales y de regulación.
La petición es que en la regulación y reubicación de los semifijos y ambulantes que no cumplen con las reglas municipales, sean reinstalados “y quisiéramos que se actuara con cierta rapidez”, pues de lo contrario, los problemas para los establecidos serán mayores, ya que en la actualidad, el 80% de ellos están en crisis y de seguir así, terminará siendo una zona que se puede quedar en el abandono.
Recordó que en diciembre, se hizo una petición formal a las autoridades municipales para el retiro de los semifijos y ambulantes del primer cuadro, los que no tienen el permiso municipal respectivo, sin embargo, todo indica que es complicado, pues la mayoría tiene años y se consideran derechos adquiridos.
Reconoció que no es tarea sencilla, pero se quisiera la muestra de voluntad de la autoridad para atender esa petición, que no es nueva, sino que desde hace años se ha solicitado, pero que hasta ahora, no sólo es la dificultad de ordenar y regular a esos comerciantes, sino también el costo político que se tendría que pagar por ello.