Sergio Alonso Méndez

La Noticia:

Kyle Rittenhouse, el joven absuelto de matar a dos personas en Wisconsin, asegura que no es racista… (elpais.com).

Comentario:

A pesar de haber matado a dos personas y haber herido a una tercera, el joven Kyle Rittenhouse fue absuelto sentando un precedente importante respecto al uso de las armas en los Estados Unidos. ¿Por qué causó revuelo este caso? ¿Por qué la especulación de que fue un caso racista si tanto el asesino como las víctimas fueron blancos?

Comencemos por recordar brevemente lo sucedido. El antecedente fue el asesinato de Jacob Blake, una persona de raza negra por un policía blanco con un disparo por la espalda en Kenosha, una población del estado de Wisconsin. A raíz de este hecho, aparecieron muchas protestas del movimiento “Las vidas negras importan” (Black Lives Matter) en la misma ciudad. En una de varias marchas el joven Kyle Rittenhouse, amante de las armas, según lo atestiguan sus redes sociales, tomó un arma semiautomática tipo AR y fue a Kenosha a apoyar a la policía a resguardar los edificios de la ciudad.

En el juicio trascendió que tenía derecho a poseer ese tipo de arma porque en su estado era legal para la caza. ¡Un rifle AR semiautomático! ¡Un joven de 18 años! ¿Qué esperanza tienen los venados para escapar? En fin, las leyes lo permiten en Estados Unidos.

En Kenosha, se apostó frente a un edificio en la ruta de la marcha e incluso convivió brevemente con los policías antimotines agradecidos con él y otros como él que estaban apoyando. Cuando la marcha pasó por ahí no faltó el manifestante enojado al ver la oposición al movimiento que intentó agredir a Rittenhouse. Al parecer este joven esquivó el golpe de una patineta y al caer al suelo, disparó. Más de una vez porque mató a dos de los manifestantes e hirió a un tercero. Al pasar la conmoción se entregó a la policía alegando que había disparado en legítima defensa.

En el juicio aceptaron su clamor de defensa propia y lo exoneraron por más que el fiscal alegaba que no tenía que estar ahí con un arma poderosa. “El tenerla es para usarla” y contra gente desarmada, a menos que una patineta se considere un arma letal. Y esto sienta un precedente para que más gente haga lo mismo. La policía antimotines no usa sus armas de fuego, usa gas lacrimógeno, chorros de agua, cuando más, macanas. ¿De verdad no le encontraron culpabilidad?

Muchos medios consideraron que era un caso de racismo, primero porque fue contra manifestantes del Black Lives Matter y segundo porque alegaban que, si Rittenhouse hubiese sido negro, no lo hubieran encontrado inocente, quizás no habría tenido un juicio justo, o, es más, lo hubieran matado en el lugar de los hechos.

Tal vez sean muchas especulaciones, pero lo cierto es que, por este resultado, se verá más gente armada en este tipo de situaciones. Estados Unidos necesita menos armas, no más.

 

Sergio Alonso Méndez posee un doctorado en Negocios Internacionales por parte de la Universidad de Texas

salonsomendez@gmail.com.

¡Participa con tu opinión!