El sector agropecuario no debe ser visto como un problema sino como una solución, en medio de la sequía que afecta a la entidad, manifestó el presidente de la Unión Ganadera Regional de Aguascalientes, Juan Pablo Franco Díaz.
Subrayó que la actividad del campo y su uso del agua no pueden cuestionarse cuando su desempeño es óptimo pese a las condiciones geográficas del estado, ocupando los primeros sitios de producción en diversos alimentos del campo.
Lamentó que se llegue a señalar a las actividades agropecuarias en las condiciones de escasez de agua, al referir que sin el campo las condiciones alimentarias serían complejas.
“Se nos ha satanizado, en el sentido de que el ganado contamina por sus emisiones, por la erosión del suelo, el tema del agua, pero debe verse como parte de la solución, nosotros trabajamos para alimentar a la población”, destacó.
En ese sentido, reconoció que la actividad lechera está comprometida por el riego del ciclo agrícola, al considerar que los forrajes que se producen en Aguascalientes, dependen en la mayor medida del abasto de agua de la Presa Calles.
Franco Díaz enfatizó que la escasez de forrajes en el estado es una problemática que podría resolverse con la compra de estos alimentos en estados como Guanajuato, pero lamentablemente el acceso al agua es la principal afectación.
El representante del sector agropecuario indicó que en este momento los principales esfuerzos se enfocan en realizar desazolves de bordos y presas para que haya un mayor nivel de captación en la temporada de lluvias.
De esta manera se espera que los cuerpos de agua cuenten con un mayor almacenamiento en el que se pueda acumular más volumen de agua en los próximos años, y esta no termine yéndose al estado de Jalisco.