Si bien es cierto que las chicas del 3×3 terminaron con un final feliz de medalla de oro, que fue mucho más especial por hacerlo de manera invicta, el camino no fue nada sencillo teniendo que pasar por varios encuentros complicados que las llevaron hasta la final ante Sonora.
En la primera ronda Aguascalientes mostró su poderío al superar por amplio margen a estados como Guerrero, Veracruz, Estado de México, San Luis Potosí y Jalisco, todos ellos con muchos puntos de diferencia. Con todos estos resultados positivos llegó el momento de pasar a los encuentros por las medallas y en las semifinales se batalló de más ante Michoacán, en donde las dos quintetas estuvieron batallando para conseguir puntos, pero por un corto margen Aguascalientes se impuso para asegurar medalla y llegar al partido por el oro.
En la final las chicas se midieron ante Sonora en un encuentro apretado en el que casi siempre estuvieron al frente en la pizarra. En los últimos tres minutos las cosas se apretaron y Laura Plasencia abandonó un momento el juego por un golpe en la nariz, la jugada clave fue un tiro de tres puntos, en este caso vale dos, que consiguió Paty Serna despegando a cuatro de diferencia a Aguascalientes, que terminó ganando 17-14 el encuentro, obteniendo el tan ansiado triunfo que las llevó a ser campeonas invictas.