Un peligroso sicario y distribuidor de drogas fue sentenciado a más de 32 años de prisión, luego de que en el mes de diciembre del 2018 ejecutó de un balazo en la cabeza a un joven e hirió a otro más que logró sobrevivir, tras ser dado por muerto.
Se trata de Alan Ramón, alias “El Camarón”, de 29 años, quien actualmente se encuentra recluido en el Cereso para Varones “Aguascalientes”. Un Juez de Control y Juicio Oral del Primer Partido Judicial, lo sentenció a 32 años y 6 meses de prisión al ser encontrado culpable de los delitos de homicidio doloso calificado con premeditación y ventaja, así como lesiones dolosas calificadas con premeditación y ventaja.
Además, se le sentenció al pago de la reparación del daño a favor de los familiares de la víctima, por un monto de un millón 544 mil 054 pesos.
Fue la noche del 12 de diciembre del 2012, cuando las víctimas Jaime Osvaldo, alias “El Baldo” y su primo Ulises Eduardo, alias “El Choco”, acudieron a un domicilio ubicado por el rumbo de la Línea Verde, en la colonia Los Pericos, con la finalidad de negociar una deuda por concepto de compra-venta de drogas que tenían con “El Camarón”.
Sin embargo, debido a que no pudieron pagar, los primos fueron víctimas de un “levantón” por parte de Alan Ramón y otros sujetos, quienes los llevaron hasta el kilómetro 7+000 de la carretera estatal No. 79, a la altura del poblado de El Conejal.
En ese lugar los dos primos fueron golpeados y torturados. Posteriormente, ambos fueron acostados en el suelo boca-abajo y “El Camarón” decidió ejecutarlos disparándoles en la cabeza con una pistola tipo escuadra.
Jaime Osvaldo quedó muerto en el lugar, mientras que Ulises Eduardo fingió su muerte y de esta forma logró sobrevivir, siendo trasladado al HGZ No. 2 del IMSS a recibir atención médica. Su declaración fue trascendental, para que Alan Ramón fuera posteriormente capturado por agentes del Grupo de Mandamientos Judiciales de la PME en cumplimiento a una orden de aprehensión.