Noé García

Uno de los grandes personajes de Aguascalientes pero que el consciente colectivo no le da el lugar que mereciese, es don José María Néstor Chávez Alonso, considerado un benemérito en grado heroico. Tuvo sus orígenes de artesano con gran prestigio, empresario visionario para su época y considerado un político honrado con convicciones.

Creció en el tránsito de épocas trascendentales para México, vivió una de las etapas complicadas en su infancia ya que fue en medio de la independencia, su madurez en la construcción de la patria y su desempeño político estuvo trastocado por la intervención francesa; además de que localmente le tocó ver la etapa de la autonomía de Aguascalientes.

En su infancia como lo relata al Chávez Aranda en su libro El Mártir de Malpaso dice “No habiendo ningún colegio superior y teniendo una vaga afición por las artes manuales, no hubo tampoco nada de extraño en que, acompañado por su hermano Ignacio, fuera a una carpintería y aprendiera el arte que aprendió en sus tiernos años, el mártir Jesús. Pero pronto no hubo ya qué enseñarle del oficio, puesto que corregía los trazos de su maestro, y en una vieja cochera al extremo de la ciudad, cerca de la iglesia del Encino, estableció, con algunos de sus hermanos y con su padre, un taller” lo que denota un poco cómo fue su infancia.

Por otro lado, Calíope Martínez nos expone la trascendencia de José María Chávez en lo cultural y periodístico “Fundó dos, entre muchos otros, de los periódicos más importantes de la historia de Aguascalientes, La Imitación y El Artesano. El primero tenía como objetivo la ilustración de la sociedad en general a través de noticias y en especial, de la literatura, pero también la difusión de la literatura local, ahí radica su importancia, fue el primer órgano de difusión en Aguascalientes en promover a los escritores locales, junto a reconocidos escritores mexicanos y extranjeros. Por su parte, El Artesano, es el medio a través del cual se difundía información de interés para los artesanos, para su educación autodidacta, pero también, para la promoción y conocimiento de la Asociación de socorros mutuos de Artesanos y caja de ahorro de Aguascalientes, no el primer intento de asociación de artesanos, pero sí la más sólida y funcional hasta el momento.” Pero además continúa “A la par imprimió los primeros libros de literatura hechos en Aguascalientes de autores como Dumas y Eugenio Sue, a la vez que imprimió libros para niños y catálogos de agricultura, mismos que distribuía a lo largo de los Altos de Jalisco y Zacatecas cuando salía a ofrecer sus servicios como carrocero”.

Todo lo anterior forjó a un hombre de firmes convicciones y destacado político. Se dice que su calidad moral era tal, que tanto conservadores como liberales lo respetaban.

Como gobernador del Estado organizó el Escuadrón de Lanceros de Aguascalientes para combatir al Ejército Francés; desarrollándose la batalla en la Hacienda de Malpaso, después se trasladó hasta Jerez, en donde fueron derrotados y José María Chávez fue herido y hecho prisionero. “Por lo que se formó un Consejo de Guerra y fue sentenciado a muerte. Las múltiples peticiones de indulto de personajes de distintas condiciones ideológicas hicieron que se otorgara el perdón, pero las condiciones de la época provocaron que no llegara al lugar de fusilamiento hasta después de ser consumado, el 5 de abril de 1864.

Sus restos descansan en la columna de la Plaza de la Patria, en nuestra ciudad, que sin duda dio literalmente su vida por el amor que le tenía a Aguascalientes y su patria.

Hoy a 158 años de su deceso, sería importante convocar a acciones para que se le recuerde como el personaje que fue y significó para nuestro estado y país, yo propongo se valore agregar su nombre al del estado, para quedar constitucionalmente como “Estado de Aguascalientes de José María Chávez”.

¡Participa con tu opinión!