Tras el apagón en varios estados del país que detuvo actividades productivas, empresariales e industriales, el director del CIDE, Alberto Aldape Barrios advirtió que es una mala señal respecto de la credibilidad y competitividad que ofrece este país, motivo por el cual es indispensable que se comprenda que ese sector requiere de especialistas y de técnicos, no de políticos.

Por fortuna el apagón generalizado duró poco tiempo, pero nadie puede refutar que la industria deberá absorber el impacto económico empezando por el uso de las plantas generadoras de energía eléctrica, la caída de la producción, la imposibilidad que hubo para realizar transacciones financieras, bancarias y electrónicas.

Hace aproximadamente dos décadas hubo un apagón que afectó los estados del norte del país, incluso Aguascalientes, pero en aquel entonces no existían los organismos reguladores autónomos de la actualidad, con mejor tecnología. Por ello las afectaciones aparte de las económicas es la credibilidad en el país y en su competitividad.

Agregó que el problema de la caída de la red eléctrica en diversos estados debe resolverse y los organismos reguladores no están de adorno ni para entorpecer las políticas públicas, sino que su función es mantener al país en condiciones de competitividad en un mundo globalizado, donde el suministro de energía eléctrica es algo indispensable.

El director del Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial señaló que  el sector eléctrico no debe estar en manos de políticos, la 4T debe reconocer la necesidad de contar con especialistas y técnicos que cubran los perfiles adecuadamente para que México continúe operando y trabajando bien, a beneficio de la nación.

“Es necesaria la existencia de expertos dentro del sector eléctrico para no desbalancear las cargas energéticas en el país. También queda clara la necesidad de colaboración de la iniciativa privada y que juntos puedan sacar adelante a la nación”, concluyó.