El agua, para el Municipio

Ante la ineficiencia que ha demostrado la empresa concesionaria del agua potable, para brindar el servicio a la población de Aguascalientes, independientemente del nombre que la identifique, lo prudente es que el servicio vuelva a las manos del Municipio, tal como se indica en el artículo 115 de la Constitución, consideró el diputado Cuitláhuac Cardona Campos.

Lo que se tiene hasta ahora es la intención de retirarle la concesión a Veolia una vez que venza el plazo de la misma, pero hace falta más, pues demostrado está que las empresas van por el negocio y no por el compromiso con los usuarios, pues en los últimos años las deficiencias han crecido, en la dotación y atención de fugas.

“Creo que los servicios los debe seguir otorgando el Municipio, tal como lo establece la Constitución, en el aspecto del agua, tenemos que regresarlo al Municipio y darle el voto de confianza”.

Si bien la alcaldesa Tere Jiménez ha manifestado que se llevan a cabo estudios para ver la posibilidad de pasar el mando al Gobierno Estatal, como ya ocurre en otras partes del país, lo conveniente, insistió, es que se cumpla lo que constitucionalmente está establecido, aunque habrá que conocer el proyecto como tal.

Lo que no debe pasarse por alto es que durante los años en que el agua potable ha estado concesionada, no se ha tenido eficiencia en el servicio y sí quejas recurrentes de los usuarios sobre cobros indebidos; pero además, el desperdicio del vital líquido tampoco se ha terminado, de tal suerte que en la actualidad el 50% se sigue fugando.

El diputado Cardona Campos comentó que hasta el momento lo que se tiene es una declaración de la alcaldesa que habla de los estudios para pasar a la administración estatal el servicio del agua potable, ante la posible incapacidad de que sea el Municipio quien lo pueda retomar, pero de llegar a ser, se tendría que emitir una iniciativa y también someterla a consideración del Congreso a fin de que quede clara la situación legal, pero antes que todo, se deberá considerar el beneficio público.