José de Jesús López de Lara

Una sentencia de 58 años de prisión fue la que un Tribunal Unitario de Enjuiciamiento del Primer Partido Judicial con sede en la ciudad de Aguascalientes, dictó en contra de dos jóvenes que en el año 2019 secuestraron a un vendedor de tamales y por quien estaban pidiendo la cantidad de 4 millones de pesos como rescate.
El agente del Ministerio Público adscrito a la Dirección de Litigación y Juicio Oral de la Fiscalía General del Estado, aportó los elementos de prueba suficientes para que Manuel M. de L. y Gaspar B. F., fueran sentenciados a 58 años de prisión, tras ser encontrados responsables de los delitos de privación ilegal de la libertad y secuestro. Ambos ya se encuentran recluidos en el Cereso para Varones “El Llano”.
Los hechos en los que se les involucra ocurrieron el día 30 de junio del 2019, cuando a las 19:15 horas, arribaron a un domicilio ubicado en la colonia Altavista, con la finalidad de secuestrar a un vendedor de tamales de 77 años.
Los plagiarios amagaron a la víctima y a sus familiares con una pistola y con un cuchillo.
Posteriormente, a los familiares los llevaron hasta una habitación donde los dejaron encerrados y amarrados de las manos con cinchos, mientras que al comerciante se lo llevaron con lujo de violencia a bordo de una camioneta Chevrolet Silverado pick up, color blanco y placas de circulación del estado de Puebla.
Al vendedor de tamales lo mantuvieron cautivo en una “casa de seguridad” ubicada en el fraccionamiento La Ribera, en el municipio de San Francisco de los Romo. Mientras tanto, el día 1 de julio, Manuel comenzó a contactarse con los familiares del comerciante, por quien exigía un pago de 4 millones de pesos como rescate.
Para esos momentos, la Fiscalía General del Estado ya había sido alertada del secuestro, por lo que inició las investigaciones y brindó asesoría a la familia. Se logró negociar con los secuestradores, quienes al final aceptaron un pago de 100 mil pesos.
Fue el día 5 de julio a las 19:00 horas, cuando un hijo del comerciante fue a dejar el dinero solicitado, en el interior de un contenedor de basura ubicado en la colonia Del Carmen. En ese lugar, los agentes del Grupo Anti-Secuestros de la FGE implementaron un operativo, por lo que detectaron del momento en que Manuel acudió a recoger el dinero y posteriormente se retiró en un vehículo de alquiler.
Mediante un operativo llevado a cabo en el fraccionamiento La Ribera y con apoyo de policías preventivos de San Francisco de los Romo, los policías ministeriales lograron la captura de Manuel.
Enseguida se trasladaron a la “casa de seguridad”, donde lograron detener a Gaspar y liberar al comerciante sano y salvo. Los detenidos revelaron que les ganó la ambición, pues creyeron que el vendedor de tamales contaba con mucho dinero.