Cuatro miembros de un grupo criminal, que participaron en el secuestro de dos personas en el municipio de Jesús María durante septiembre y noviembre de 2021, han sido declarados culpables de secuestro y lesiones intencionales, recibiendo una sentencia colectiva de 319 años de cárcel.
Los condenados son Alfredo Aguiñaga Hernández, con una pena de 84 años; Valerio Sánchez Negrón y Gerardo Martínez Martínez, cada uno con 82 años; y Juan Antonio Lara Martínez, con 71 años de prisión.
Un tribunal los halló responsables de privación ilegal de la libertad y lesiones intencionales agravadas contra dos individuos, identificados solo por sus iniciales, E.U.M.R. y A.J.D.S.
Los sentenciados, parte de un colectivo dedicado a la comercialización y distribución de estupefacientes en Jesús María, estuvieron involucrados en el secuestro de dos hombres en incidentes ocurridos el 15 de septiembre y el 10 de noviembre de 2021.
Se presume que las víctimas, presuntos distribuidores de drogas, fueron llevadas a una «casa de seguridad» en la calle José Flores, fraccionamiento Corral de Barrancos, en Jesús María, donde fueron sometidos a torturas, incluyendo golpizas con una tabla y, a uno, quemaduras con una placa metálica.
La detención de los criminales fue posible gracias a la labor de inteligencia de la Unidad de Combate al Narcomenudeo de la FGE, resultando en la captura de Alfredo y Juan Antonio en noviembre de 2021, y de Valerio y Gerardo en marzo de 2022, por agentes del Grupo Mandamientos Judiciales de la PDI, en base a órdenes de aprehensión.
Además de las penas de prisión, Alfredo deberá pagar una multa de 1,093,300 pesos; Valerio y Gerardo, 1,084,200 pesos cada uno; y Juan Antonio, 813,301 pesos, todos en beneficio del Fondo para la Administración de Justicia del Poder Judicial del Estado. También se les ordenó compensar a las víctimas por daños materiales y morales, cuya suma se definirá más adelante.