Una sentencia de 50 años de prisión es la que recibirán dos integrantes de un grupo de la delincuencia organizada, que en el mes de diciembre del año 2018 secuestraron por equivocación a un joven en el Infonavit Pilar Blanco.
El Tribunal de Enjuiciamiento de Oralidad Penal del Primer Partido Judicial del Estado con sede en la ciudad de Aguascalientes, dictó sentencia condenatoria de 50 años de prisión en contra de dos individuos identificados como Julio César y José Alejandro, quienes actualmente se encuentran recluidos en el Cereso para Varones “Aguascalientes”.
Lo anterior, luego de que fueron encontrados plenamente responsables de participar en un hecho consecutivo del delito de secuestro.
Tras haberse desahogado la totalidad de las pruebas que fueron ofrecidas por las partes procesales e individualizarse las sanciones, el Tribunal Colegiado de Enjuiciamiento notificó a los imputados de las sentencias que se hicieron acreedores por el delito de secuestro.
Fue el día 22 de diciembre del año 2018, cuando a las 21:00 horas varios sujetos entre los que se encontraba Julio César, interceptaron en uno de los andadores del Infonavit Pilar Blanco a la víctima y tras cubrirle el rostro con la capucha de su sudadera, lo subieron a la fuerza a un vehículo de alquiler color blanco.
Posteriormente, lo llevaron a una “casa de seguridad” donde se encontraba José Alejandro, quien comenzó a interrogarlo sobre el paradero de uno de sus familiares, quien en días anteriores había sufrido un “levantón”. Debido a que la víctima señalaba que no sabía de lo que le hablaban, comenzaron a golpearlo y a torturarlo brutalmente, hasta que en determinado momento José Alejandro dio la instrucción de que lo ejecutaran y fueran a tirar su cadáver.
Cuando comenzaron a quitarle sus pertenencias para evitar que lo fueran a identificar, descubrieron que se habían confundido, por lo que nuevamente lo subieron al taxi y lo fueron a tirar al fraccionamiento Del Valle, donde lo dejaron abandonado, maniatado y con los ojos vendados. Posteriormente fue localizado por policías preventivos que lo ayudaron y trasladaron a recibir atención médica.
Agentes del Grupo Anti-Secuestros de la PME iniciaron las investigaciones y el taxi llevó a identificar a los involucrados en este plagio, por lo que más tarde Julio César y José Alejandro fueron detenidos en cumplimiento a una orden de aprehensión.