José de Jesús López de Lara

La noche del sábado pasado varios sicarios ejecutaron con rifles de asalto a un presunto distribuidor de drogas que operaba en el municipio de Jesús María y otro individuo que le acompañaba resultó gravemente herido.
Los sangrientos hechos se registraron aproximadamente a las 21:30 horas, en el interior de una bodega con razón social “Comercializadora de Papas”, que se ubica en la calle Circuito Vides, en la Central de Abastos “Viñedos San Marcos” que se ubica en la carretera federal No. 45 Norte, en el municipio de Jesús María.
Quien fue ejecutado de varios balazos con rifles de asalto AK-47, es un individuo identificado como Tomás, alias “El Tomasín”, de 50 años, quien tenía su domicilio en el municipio de Jesús María.
Mientras que el lesionado es un individuo de nombre Gustavo, de 33 años, con domicilio en el fraccionamiento VNSA, el cual fue trasladado en condición crítica a recibir atención médica a un nosocomio de Aguascalientes.
Al lugar de la agresión armada acudieron policías estatales, policías preventivos de Jesús María y agentes de la Fiscalía General del Estado, además de la ambulancia ECO-420 del ISSEA.
De igual forma, acudieron a realizar las investigaciones correspondientes los agentes del Grupo Homicidios de la PDI, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales.
De acuerdo a la versión de los vigilantes de la Central de Abastos “Viñedos San Marcos”, los sicarios ingresaron a dichas instalaciones aproximadamente a las 20:00 horas y estuvieron conviviendo e ingiriendo bebidas alcohólicas en compañía de las víctimas.
Tras atacar a balazos a Tomás y a Gustavo, los agresores escaparon hacia el norte por avenida Prolongación Independencia en un automóvil Renault Logan, color negro y una motocicleta Italika. Aparentemente, se trata de tres hombres y dos mujeres los involucrados en la doble ejecución. Aunque se implementó un impresionante operativo de búsqueda, en el que participaron policías estatales, policías preventivos de Jesús María y San Francisco de los Romo, así como policías de investigación, no se logró dar con su paradero.
Personal de Servicios Periciales hizo el aseguramiento de las grabaciones de las cámaras de vigilancia que hay en la Central de Abastos, lo cual podría permitir identificar a los asesinos.
Cabe destacar que Tomás contaba con antecedentes penales en Aguascalientes y Zacatecas. Incluso, en el año 2011, fue detenido por policías estatales en el poblado de Margaritas, por delitos contra la salud.
Aparentemente y de acuerdo a las primeras investigaciones, quienes lo ejecutaron le estuvieron reclamando un secuestro que se había registrado en el estado de Zacatecas.