Anoche se registró un ataque armado en el fraccionamiento Ojocaliente I, durante el cual una mujer fue ejecutada a balazos, mientras que un joven resultó gravemente herido y requirió ser trasladado a un hospital para recibir atención médica.

Lo anterior provocó una impresionante movilización policiaca en la zona, pero a pesar de ello los sicarios lograron escapar en un automóvil Volkswagen Pointer, color gris, el cual resultó con reporte de robo y que minutos después fue encontrado abandonado.

Fue aproximadamente a las 23:50 horas del miércoles 15 de mayo, cuando en el número de emergencias 911 se recibió un reporte donde se informaba que en una vivienda ubicada en la calle Chicalote y casi esquina con la calle Jaltomate, en el fraccionamiento Ojocaliente I, se había registrado un ataque armado.

Hasta el lugar de los hechos acudieron policías preventivos del Destacamento “Terán Sur” y del Grupo de Operaciones Especiales, además de policías estatales y agentes de la Fiscalía General del Estado, así como una ambulancia de la Coordinación Municipal de Protección Civil.

Al hacer su arribo encontraron el cadáver de una mujer identificada como Olivia, de 51 años, quien presentaba un impacto de bala en la cabeza.

Mientras tanto, un joven identificado como Rafael, de 25 años y quien resultó ser hijo de la señora Olivia, resultó herido de un balazo en el hombro y fue trasladado a recibir atención médica al HGZ No. 2 del IMSS, donde quedó internado con custodia de policías preventivos.

A fin de realizar las investigaciones correspondientes, acudieron a la escena del crimen los agentes del Grupo Homicidios de la PDI, el personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales de la FGE.

Se estableció que minutos antes, cuatro sicarios que viajaban en un automóvil Volkswagen Pointer, color gris y placas de circulación NCN-4262 del Estado de México, arribaron a la calle Jaltomate e irrumpieron violentamente a la vivienda donde se encontraba la señora Olivia y el joven Rafael.

Ambos fueron atacados a balazos con pistolas tipo escuadra y posteriormente los sicarios se dieron a la fuga.

Durante el despliegue que se implementó en la zona para tratar de capturar a los sospechosos, los policías preventivos encontraron el automóvil Volkswagen Pointer abandonado sobre la misma calle Jaltomate y cruce con la Plazuela Jaltomate, frente a unas canchas de basquetbol.

Hasta ese lugar arribaron agentes de la PDI y personal de la Dirección de Investigación Pericial, quienes procedieron a su aseguramiento y en una grúa de la FGE fue remolcado hasta el estacionamiento de Servicios Periciales.