José de Jesús López de Lara

A sangre fría, unos sicarios ejecutaron a balazos a un joven mientras estaba comiendo en un puesto de tacos callejero, ubicado en el fraccionamiento Residencial Fundición, en el norte de la ciudad.
A pesar de recibir dos balazos en la cabeza, aún con vida fue trasladado al Hospital Hidalgo a recibir atención médica, aunque minutos después murió.
La víctima mortal del ataque armado fue identificada como Francisco, de 28 años, con domicilio en el fraccionamiento Rinconada Los Bosques.
A pesar de que se implementó un impresionante operativo policiaco, los sicarios lograron escapar en un automóvil Nissan Versa, color gris oscuro.
Los sangrientos hechos se registraron el martes a las 12:35 horas en un puesto de comida callejero que está instalado en avenida Canal Interceptor y cruce con la calle Carlos Sagredo, en el fraccionamiento Residencial Fundición.
De acuerdo con las investigaciones que realizaron agentes del Grupo Homicidios de la PDI, la víctima llegó a comer al puesto de tacos a bordo de un automóvil VW Passat, color gris oscuro y sin placas de circulación.
Cuando se sentó en un banco de plástico y esperaba que le dieran la comida, llegó un coche Nissan Versa, color gris, en el cual viajaban cuatro sicarios con pasamontañas. De la parte posterior, descendieron dos de ellos y se dirigieron hacia donde estaba Francisco y, a sangre fría, a plena luz del día y ante la presencia de varias personas, lo ejecutaron a balazos con pistolas tipo escuadra calibre 9 mm.
La víctima recibió dos impactos de bala en la cabeza y tres más en ambos brazos, por lo que cayó al suelo inconsciente y quedó tirado sobre un charco de sangre. Mientras tanto, los agresores abordaron nuevamente el vehículo y escaparon por la calle Carlos Sagredo.
Al lugar del ataque armado, arribaron policías preventivos del Destacamento Pocitos, quienes, al encontrar vivo a Francisco, le brindaron los primeros auxilios. Minutos después, llegó la ambulancia ECO-331 del ISSEA y, agonizando, fue trasladado al Hospital Hidalgo, donde murió a las 14:25 horas.
A la escena del crimen, llegaron policías preventivos del Grupo Canino K9, así como el helicóptero Halcón Uno de la SSPM. Aunque desplegaron un operativo y se rastreó una amplia zona por aire y tierra, no se logró dar con el paradero de los sicarios.
Cabe destacar que, sobre la calle San Vicente y esquina con la calle Carlos Sagredo, se localizó una bolsa que contenía una sudadera y una cachucha color azul marino que llevaba uno de los sicarios. Más adelante, sobre la misma calle Carlos Sagredo, se localizaron tirados unos guantes color negro.
Las investigaciones de esta ejecución las llevan a cabo agentes del Grupo Homicidios de la PDI, y personal de la Dirección de Investigación Pericial, encabezados por el agente del Ministerio Público de Hospitales de la FGE.