José de Jesús López de Lara

Continúan los hechos violentos en Aguascalientes y ahora fue en el fraccionamiento Sol Naciente donde, en el transcurso de la madrugada del martes, fue ejecutado a balazos un joven que aparentemente se dedicaba a la venta y distribución de drogas.
La cobarde agresión se registró al filo de las 02:20 horas, en la calle José Guerrero Palos y casi esquina con la avenida Sotol.
La víctima fatal fue identificada como José de Jesús, quien contaba con 25 años.
Fueron habitantes de la zona quienes reportaron al número de emergencias 911 una balacera, por lo que de inmediato se trasladaron hasta ese lugar los policías preventivos de Aguascalientes y policías estatales, además de una ambulancia de la Coordinación Municipal de Protección Civil.
Tirado boca-abajo sobre el arroyo vehicular de la calle José Guerrero Palos, entre la avenida Sotol y la calle Kioto, localizaron el cadáver de una persona del sexo masculino que vestía una playera color rojo, sudadera color negro, pantalón de mezclilla color azul y tenis negros.
La víctima presentaba alrededor de 3 impactos de bala en la espalda y cabeza.
Asimismo, sobre la avenida Sotol, se localizaron 10 casquillos percutidos calibre 40, una cachucha y un envoltorio con droga.
A fin de realizar las investigaciones correspondientes, acudieron a la escena del crimen los agentes del Grupo Homicidios de la PDI, el personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales de la FGE.
Se estableció que José de Jesús, alias “El Güero Burra”, fue interceptado por cinco sicarios que trataron de “levantarlo” cuando caminaba por la avenida Sotol. Por tal motivo, trató de escapar corriendo hacia la calle José Guerrero Palos, pero uno de los agresores lo atacó con una pistola tipo escuadra y lo mató de varios balazos.
Las investigaciones permitieron establecer que los agresores fueron jóvenes de entre 18 y 25 años, dos de los cuales vestían ropa en color negro, mientras que otro llevaba una playera color gris y pantalón de mezclilla color azul.
Asimismo, uno de los atacantes vestía una chamarra color rojo y pantalón de mezclilla, mientras que el sicario que le disparó vestía una chamarra color azul marino con vivos en blanco y rojo.
Cámaras de vigilancia detectaron cuando los agresores escaparon corriendo por la misma avenida Sotol, donde abordaron dos automóviles que más tarde fueron localizados abandonados, por agentes de la PDI.