Preocupa el creciente fenómeno de las violencias digitales hacia la infancia y la adolescencia, en lo que se conoce como el grooming y el bullying, afirmó Angélica Contreras Ruvalcaba, representante de la Asociación Cultivando Género.
Explicó que el grooming ocurre cuando un adulto se hace pasar por un menor con el fin de ganarse la confianza de niños y niñas para luego abusar de ellos. Este problema se agrava en la adolescencia, cuando los depredadores adoptan tácticas de seducción simulando ser parejas románticas virtuales. Subrayó que, aunque las formas varíen, el objetivo de manipulación y abuso es constante.
Contreras Ruvalcaba también destacó el bullying como otra forma prevalente de violencia, ejercida por compañeros en entornos escolares o sociales. Este acoso entre pares puede manifestarse en formas de humillación, exclusión y acoso en plataformas digitales, exacerbando el daño emocional y psicológico en las víctimas.
Por tanto, enfatizó la importancia de que los adultos acompañen a los menores en su acceso a las redes sociales e internet. Señaló que simplemente prohibir el uso de dispositivos y redes no es una solución viable, dado que los jóvenes ya están inmersos en el mundo digital. En cambio, propuso una supervisión activa y un diálogo abierto sobre los riesgos y cómo navegar de manera segura.
Finalmente, hizo un llamado a las autoridades educativas y legislativas para que incluyan la educación digital en el currículo de la educación básica. Insistió en que esta educación debe ser formativa más que punitiva, enseñando a los estudiantes a hacer un uso responsable y seguro de las tecnologías digitales. Además, abogó por programas de educación digital para adultos, con el fin de que puedan acompañar adecuadamente a sus hijos en este entorno.