Mexicanos, informales por necesidad. Rodrigo Córdova Ponce, egresado de la carrera en políticas públicas por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), realizó el estudio “Sector informal: ¿Voluntad o marginación? Una aproximación empírica al mercado laboral urbano de los comerciantes fijos y tianguistas del occidente de México”, gracias al cual concluyó que factores como la edad, grado de estudios y género, orillan a algunas personas a autoemplearse o buscar trabajo en la economía informal; por este trabajo, recibió una distinción en el Encuentro Nacional de Jóvenes Investigadores.

Para elaborar el estudio, obtuvo una beca del CIDE y la Fundación Hewlett, y para ello diseñó un cuestionario, en cuya redacción se contó con la asesoría de personal del INEGI, esto, a fin de obtener un cuestionario propicio para aplicar a trabajadores y líderes de negocios; además, se brindó capacitación a las personas que le ayudaron en su aplicación.

Córdova Ponce sostuvo que en el análisis de los resultados encontró cosas interesantes: “primero trato de ver qué tanto la gente ha cambiado de sector a sector, y me doy cuenta de que la gente cambia muy poco; el segundo paso es, de la gente que cambia y no cambia, ver cuáles son sus características (…) y me doy cuenta de que en las transiciones del sector formal al informal, la variable escolaridad es muy explicativa, porque la gente que no transitó tiene mucho más escolaridad que la gente que estuvo en la formalidad y después transitó a la informalidad; la edad, mientras más edad, más probabilidad de transitar en la informalidad”.

El estudio también arrojó que las personas que laboran en la informalidad valoran los servicios de salud y seguridad social, pero se les dificulta tener acceso a ellos, ya que debido a factores como sexo, edad y capital humano, se les dificulta el ser contratados en empresas formalmente establecidas, por ello son necesarias políticas públicas e incentivos fiscales, para favorecer la contratación de estas personas.

Finalmente, el egresado del CIDE mencionó que para el estudio aplicó un total de 1 mil 25 encuestas, en estados de la región centro-occidente del país: Guanajuato, San Luis Potosí, Michoacán, Colima, Jalisco, Zacatecas, Aguascalientes y Nayarit; el levantamiento se llevó a cabo entre abril y noviembre de 2015, en 56 tianguis distintos, información que se ingresó a una base de datos para proceder con su análisis.