Es tradición que toda administración pública que inicia tenga un período de gracia para que le dé rumbo a sus labores, lo que se conoce como la “luna de miel” o el período de los 100 días, que es más que suficiente para que demuestre su capacidad en las funciones que le fueron encomendadas.

Después que han pasado cuatro meses del régimen federal, el asesor del Colegio de Economistas de Aguascalientes, Gerardo Sánchez Herrera, considera que el país registra una desaceleración de la economía, por lo que es necesario incentivar las inversiones, porque entre más tiempo se tarden en actuar se puede enmarañar la situación y esto irá en contra del crecimiento nacional y con impacto directo a los ciudadanos.

Hay sectores que asegura, no están creciendo, como son los casos de la industria minera que está en la imprecisión desde el año pasado, y el de la construcción, que a partir del segundo semestre de 2018 dejó de progresar, en tanto el automotriz presenta pérdidas ante la baja de un 5% en sus ventas en el segundo mes del presente año.

Al comercio le ha ayudado un poco mantener su ritmo de ventas, sector que representa el 66% del Producto Interno Bruto (PIB), no obstante la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), que aglutina las grandes tiendas de autoservicio, informó una baja en sus ventas durante febrero, lo que ya es preocupante porque son centros muy visitados por la población para la compra de la canasta básica y otros productos.

Aunque cada país tiene sus políticas para atraer e incentivar la inversión extranjera, México debe meter el pie en el acelerador, teniendo en cuenta que Brasil calcula recibir alrededor de 89 mil millones de dólares en nuevas empresas, como parte de un presidente ultraderechista que ha mostrado amplia apertura en este renglón.

En el mismo renglón dijo que México apenas llegó el año pasado a 29 mil millones y en la actualidad, aunque hay muchos empresarios de primer nivel que le aplauden al presidente Andrés Manuel López Obrador, en los hechos no están sacando su dinero, concretándose a seguir como observadores de los acontecimientos, por lo que el mandatario debe ofrecer la suficiente confianza para que inviertan y generen crecimiento, que tanta falta hace para tener mayor empleo y bienestar.

Gerardo Sánchez sostuvo que “son puntos negativos que nos afectaron en el exterior y por eso los inversionistas se van a Brasil, con más vías para invertir, al ver un terreno más fértil, donde hay certidumbre y el marco legal con un presidente que es de derecha, mientras que en México, a pesar de que hay un freno económico este año, los inversionistas lo piensan y no están sacando su dinero y no se la están jugando”.

Aunque a López Obrador le causan escozor los comentarios que hacen los expertos en diversos temas, en este caso el económico, no está por demás que los escuche, que los analice, porque entre más difiera poner en marcha un programa para que la inversión extranjera se interese en ampliar su campo en el país, más difícil será que lo haga si reciben en otras naciones lo que esperaban encontrar en México.

REFUERZO AL IMSS

Los médicos representan la columna vertebral de los hospitales, por lo que es indispensable tener el número necesario que asegure una buena atención en todas las áreas y esto es precisamente lo que hace la delegación estatal del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), al contratar a 89 especialistas.

Lo anterior significa menor tiempo para el cuidado, seguimiento y cirugías que esperan los afiliados y sus dependientes y al mismo tiempo que sea menos pesada la carga de trabajo, ya que en otras condiciones se tenían que programar las intervenciones con varios meses de antelación.

El delegado Diego Martínez Parra informó que el proceso de contratación continuará hasta reunir a casi 110 especialistas, además el IMSS Aguascalientes ya cuenta con un neurólogo pediatra que evitará el traslado de pacientes a otra ciudad para esa consulta: “Con este nuevo servicio ya suman 46 especialidades y subespecialidades en esta delegación, a través de las cuales se otorgan alrededor de 9 mil consultas diariamente”, apuntó.

Los médicos que recién fueron contratados proceden de 20 estados, entre ellos Coahuila, Nuevo León, Sonora, Yucatán, Chiapas, Veracruz, Querétaro, Jalisco y Ciudad de México y Aguascalientes, y han sido asignados a los tres Hospitales Generales de Zona (HGZ), la Unidad Médica de Atención Ambulatoria (UMAA) y las 12 Unidades de Medicina Familiar (UMF)

Participan en las áreas de Urgencias, Medicina Interna, Cirugía General, Traumatología y Ortopedia, Pediatría, Cardiología, Ginecología y Obstetricia, Oftalmología, Nefrología, Onco-ginecología, Radiodiagnóstico, Reumatología, Endocrinología, Audiología, Terapia Intensiva, Psiquiatría, Angiología, Anestesiología, Anatomía Patológica, Proctología y Medicina Familiar.

Martínez Parra consideró que gracias a la infraestructura médica, las oportunidades de desarrollo y la calidad de vida que ofrece esta entidad, “todos ellos han dejado sus lugares de origen para vivir y ejercer su profesión en Aguascalientes, lo que significa un importante fortalecimiento de los servicios de salud para el IMSS y para todo el sector”.

Asimismo, el delegado del IIMSS invitó a los médicos de la localidad y de la región a acercarse a la institución y que conozcan los requisitos que se requieren para formar parte del Instituto, teniendo en cuenta la necesidad de cubrir las plazas disponibles para el recién abierto Hospital General de Zona Número Tres (HGZ-3) y las que se presenten en los otros dos y en los demás espacios.

Durante 2018 se logró la contratación de 150 médicos en el evento nacional anual y a los que suman los 89 del presente año, pero serán más de acuerdo con las vacantes y las necesidades que se presenten, porque para el Seguro Social lo más importante es la salud de sus afiliados y dependientes, de ahí que seguirá adelante en el proceso de fortalecimiento de su planta de especialistas, tan indispensable para hacer de Aguascalientes un centro de referencia.

NO SE RINDEN

Digno de encomio es la lucha que mantiene la Asociación Internacional de Colegios Particulares, para que el Gobierno elimine la doble tributación que hace, lo que a todas luces es injusta, porque además de los impuestos federales también están los estatales y municipales. María Guadalupe de la Cerca González, presidenta de este organismo, señala que el gravamen que comúnmente se pagaba era mediante la entrega de becas a los estudiantes de recursos económicos limitados, pero en su momento se impuso el Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU), que luego se canceló ya que resultaba injusto que se cobrara en función de ingresos y no de utilidades. En el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto se cambió el IETU por el Impuesto Sobre la Renta (ISR), con lo cual la educación privada se encuentra sobrecargada. Existe confusión al respecto, ya que aún cuando sólo debería hacerlo con uno de ellos, “en el caso de que el ISR es mayor que el IETU, sólo se va a pagar el ISR porque la mecánica de cálculo del IETU permite el acreditamiento del ISR antes del IETU a pagar”, declaró la profesora de la Universidad Panamericana, Olga Ávila Sandoval, a la revista Expansión. No obstante, aclara la experta, el contribuyente termina pagando el gravamen que resultó más alto, pero en el papel el causante acaba pagando una parte del ISR y otra del IETU y debe esperar a que termine el año para reclamar los saldos que tenga a su favor. Para acabar con esta confusión, De la Cerda González confía en que la actual administración federal “sea sensible y elimine la doble tributación”. Algo que no se debe olvidar es que las instituciones educativas privadas cumplen una función de la mayor importancia, al ser un valioso auxiliar del Gobierno en la atención e impartición de la educación, que por sí solo no puede hacerlo al no contar con los recursos suficientes para esta tarea monumental, de ahí que debe ser receptivo a las demandas que hace y dar una respuesta que contribuya para que fortalezcan su labor.