Un vertedero clandestino de aguas negras y residuales provoca ecocidio en el arroyo de la comunidad El Conejal, ocasionando malos olores y afectando a cerca de mil personas que habitan esta comunidad rural situada a tres kilómetros al oriente de la ciudad capital.
Vecinos de la localidad enfrentan esta problemática aproximadamente desde hace cinco años, debido al colapso del drenaje, lo que genera brotes de aguas negras en las calles.
Ante la falta de atención de las autoridades, los vecinos realizaron por su cuenta una conexión del drenaje a cielo abierto hacia el afluente del Arroyo El Cedazo, evitando así que el agua brotara por las coladeras de las calles. Lamentablemente, diariamente desemboca en el cauce, que se encuentra contaminado por las constantes descargas de agua procedente de queserías que operan en el sitio.
Las altas temperaturas recientes agravan la situación, ya que los olores fétidos se mantienen durante todo el día y la noche, cuando anteriormente se presentaban sólo durante las mañanas y la tarde-noche.
La situación afecta directamente a los estudiantes de la escuela primaria «Braulio Rodríguez» y el preescolar Vasco de Quiroga, ambos situados a un costado del arroyo, que presenta una espesa mancha blanca generada por el agua vertida de la producción de quesos en la zona.
Vecinos advierten que han acudido a las autoridades del gobierno municipal sin encontrar respuesta, pese a que la contaminación del cauce se mantiene desde hace varios años.
Madres de familia expresaron su preocupación por el riesgo de que niños y adultos mayores puedan enfermar debido al ambiente nocivo generado por las descargas residuales a cielo abierto.