Iris Velázquez y Martha Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Tras la polémica que generó la solicitud de una carta compromiso firmada por los padres de familia para asumir la corresponsabilidad de enviar a sus hijos a la escuela, la Secretaría de Educación Pública (SEP) la descartó como requisito para volver a las aulas a partir del próximo 30 de agosto.

A través de su oficina de Comunicación Social, la dependencia aseveró que la carta que se incluyó como una de las 10 acciones para el regreso seguro, y que fue anunciada por la Secretaria Delfina Gómez el pasado 12 de agosto en la conferencia matutina del Presidente Andrés Manuel López Obrador, no será obligatoria.

El vocero de la SEP, Juan Ramón Flores, indicó que la medida se presentó como un documento de trabajo el pasado viernes durante la reunión del Consejo Nacional de Autoridades Educativas (Conaedu), a la que asistieron Secretarios de Educación estatales.

“En Conaedu se decidió que no era necesario”, aseveró el funcionario .

Con ello afirmó que, tras ser analizada, no se incluirá como parte del protocolo de regreso a clases.

La decisión se dio a conocer luego de diversas críticas ciudadanas y de que el Presidente López Obrador demeritara esta medida en su conferencia mañanera del pasado 17 de agosto.

“Es que nosotros aquí tenemos todavía que enfrentar esta concepción burocrática, autoritaria, que se heredó del periodo neoliberal. Entonces, ¿ustedes creen que yo tuve que ver con la carta?, pues no, fue una decisión de abajo”, aseveró el Mandatario federal.

“Si me hubiesen consultado hubiese dicho ‘no’, somos libres, prohibido prohibir. Pero todavía tenemos que ir limpiando el Gobierno de estas concepciones burocráticas, autoritarias”.

La carta responsiva formaba parte del protocolo sanitario de 10 acciones para el regreso seguro a clases presenciales elaborado por la Secretaría de Educación Pública.