Han pasado varias semanas desde que el coronavirus cambió la vida de millones de mexicanos, obligándonos a no solo ser mucho más cuidadosos con nuestras medidas de higiene, sino incluso recluyéndonos en nuestros hogares de manera indefinida.

Esto no solo nos ha afectado a nivel personal, sino que ha cambiado de manera importante el mundo de los negocios, especialmente al crear una combinación perfecta: el comercio electrónico y el teletrabajo. Pero, ¿qué son estas tendencias empresariales, y por qué se estarían complementando tan adecuadamente en la actualidad? Aquí los detalles:

  1. ¿Cómo se realiza el e-commerce?

El comercio electrónico es una tendencia de compra/venta de bienes y servicios que ha existido desde finales de los 90, pero que no llegó con fuerza a nuestra región sino hasta mediados de esta década, cuando miles de empresas comenzaron a invertir en la digitalización de sus procesos, lo que incluía plataformas web, presencia en redes sociales, pasarelas de pago virtuales, entre muchos otros cambios.

Es por esta naturaleza heterogénea que trabajarlo no es un proceso sencillo, ya que podrá tener muchas caras, desde una tienda que trabaja únicamente a través de redes como Instagram o Facebook, hasta un canal de comercio que simplemente funciona como un complemento a una tienda (o cadena de tiendas) tradicional.

Si todavía tienes preguntas sobre cómo se realiza el e-commerce, existen cientos de guías y entrevistas a profesionales en las que podrás encontrar información de primera mano sobre las mejores estrategias para emprender bajo esta modalidad.

  1. Teletrabajo, ¿cómo hacerlo?

Por otra parte, al hablar sobre el impacto de la digitalización y el coronavirus en nuestro día a día, tenemos al teletrabajo, una tendencia que ya se había posicionado en el mundo moderno hace algunos años, pero que todavía recibía resistencia por parte de aquellas empresas que no se habían tomado en serio la digitalización y modernización de sus modelos de trabajo.

En palabras sencillas, el teletrabajo no es más que el uso de herramientas como teléfonos inteligentes o computadores, en conjunto con Internet, para realizar actividades laborales de manera remota, ya sea en nuestro hogar o cualquier otro espacio que no sea el estipulado por la empresa en la que trabajamos.

Puede que te preguntes qué es el teletrabajo y cómo hacerlo, y la respuesta es compleja. Es necesario contar con una planificación que nos permita separar las actividades menos relevantes de las más urgentes, definir adecuadamente nuestros horarios de trabajo y de ocio, mejorar nuestra área de trabajo para evitar el desorden, e incluso eliminar costumbres que nos puedan hacer perder tiempo.

¿Un futuro en unión?

¿Por qué tratar ambos temas en conjunto es relevante? Por que si bien es cierto que se espera que superemos la pandemia (al menos sus fases iniciales) en las próximas semanas, todo parece indicar que estas tendencias de crecimiento del e-commerce y el teletrabajo se mantendrán vigentes incluso por varios años.

En el caso el comercio electrónico, reportes de la firma Teed Innovación Tecnológica aseguran que podremos ver un crecimiento estable que podría durar incluso 2 años, algo que parecía impensable cuando comenzó la pandemia. En cuanto al teletrabajo, no existe un tiempo estimado, ya que se espera que buena parte de las empresas cambie de forma permanente gracias a esta experiencia.

La combinación es perfecta y el tiempo lo estaría demostrando, sin embargo, todavía faltarían años hasta que podamos ver cómo estas dos tendencias se han arraigado a nuestra cultura. A medida que pasa el tiempo podemos que nos acercamos a la digitalización que tanto hemos envidiado de naciones más avanzadas.

¡Participa con tu opinión!