El presidente de la Unión Ganadera Regional Aguascalientes, Juan Pablo Franco Díaz, exigió ayer la intervención policiaca en el delito del abigeato: “no pueden permanecer en la alabanza los cambios legales federales y la homologación estatal, ahora hay que pasar a la ejecución y que sea detenido ya al menos un delincuente que destaza a los animales”.

Añadió que es un gran avance que se haya transformado a delito grave, pero el problema es que las autoridades de todos los niveles de Gobierno no agarran a ninguno. “Ya hemos hablado con el diputado promotor de la ley, Gerardo Salas, pero el reto es que los agarren y que no estén inmersos la misma policía y la autoridad para así frenar este fenómeno”, aseveró.

Igualmente, recalcó que de qué sirve la promesa de que los meterán quince años a la cárcel si no agarran ni a un delincuente.

Comentó que en el pasado mes de septiembre se llevaron a cincuenta animales de un sólo rancho y ahí forzosamente debió estar coludida alguna autoridad, porque fue una jaula llena de ganado la que se estuvo moviendo por la red terrestre de Aguascalientes y la región.

“Esto, porque cuando un productor de ganado mueve a sus animales, cada determinados kilómetros son detenidos por las autoridades policiacas para revisar, pero acá se robaron medio centenar de cabezas y nadie vio nada, eso es extraño”, aseveró.

Frente a esta realidad, la Unión Ganadera Regional Aguascalientes le pide a sus socios que hagan sus denuncias normales ante el Ministerio Público, y luego vayan a las oficinas de la UGRA y entreguen una copia de la denuncia para hacer presión después con la autoridad competente, para que dé seguimiento a los expedientes de investigación.

“Sin embargo, no llega ninguna respuesta por parte de las autoridades investigadoras de los delitos y mucho menos la aplicación de sanciones corporales a los delincuentes. Esto hace pensar que la misma autoridad se encuentra coludida en este problema”, recalcó.

Ahora, se espera que la Unidad Especializada que ha ofrecido la Fiscalía General del Estado, no se quede en papel o en palabra, sino que sea llevada a los hechos y genere resultados como la detención de los delincuentes y su procesamiento ante los tribunales penales, finalizó.