Fernanda Carapia
Agencia Reforma

El panorama económico para el 2022 no es bueno, y es que la cuesta de enero no será exclusiva de ese mes, sino que se podría prolongar hasta mayo.
Héctor Iván del Toro, investigador del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA) de la UdeG, señaló que el arranque de año no es alentador, pues además de la inflación, hay impuestos que tuvieron un alza considerable que afectarán al bolsillo.
«La cuesta de enero ya no es respectiva al mes de enero, nosotros prevemos que la situación de la cuesta de enero se alargue hasta principios de mayo, simplemente por las implicaciones que tendremos sobre nuevos impuestos», acotó el académico.
Por ejemplo, habrá un impacto en el pago del impuesto predial, además del incremento en servicios como el agua -donde se avalaron aumentos desde 6.9 por ciento-, así como en la luz y el gas.
Ante estos aumentos, agregó, el incremento que se prevé al salario mínimo se verá diluido en el pago de estos impuestos y servicios, así como en la inflación.
«Si se habla que la Comisión Nacional de Salarios Mínimos está señalando de que vamos a ganar 172 pesos, prácticamente esos 30 pesos que vamos a ganar van a quedar diluidos simplemente por las implicaciones inflacionarias y por las implicaciones de estos nuevos impuestos», precisó.
La inflación supera el 7 por ciento, la más alta de los últimos 20 años.
La población, dijo, está en una situación crítica porque gran parte de las familias viven con menos de 5 mil pesos mensuales, lo que es insuficiente para hacer frente a las necesidades básicas de alimentación y vivienda.
A esto se suman incrementos en la canasta básica. Para adquirir los 21 productos de ésta, agregó el investigador, se requieren de 11 mil 400 pesos mensuales.

¡Participa con tu opinión!