Miguel Domínguez
Agencia Reforma

REYNOSA, Tamaulipas 31-Jul.- El macrooperativo de la Policía Federal en Reynosa desplegado el domingo para disuasión y presencia sólo duró un día, ya que ayer la presencia policiaca en las carreteras que conectan esta frontera fue escasa.
Los puntos estratégicos en las carreteras donde el domingo la Comisaría de la Policía Federal en Tamaulipas estableció retenes sorpresa y realizó patrullajes con casi 200 elementos de la División Caminos, la Gendarmería y las Fuerzas Federales de Apoyo, ayer estuvieron desolados.
En un recorrido realizado ayer ya no se observaron patrullajes ni las revisiones a automovilistas en el Libramiento Monterrey-Reynosa-Matamoros, la salida a la carretera a Monterrey y la carretera Reynosa-San Fernando, como ocurrió el domingo.
En Plaza Periférico, zona de paso de regios que viajan a Texas por el Puente Anzaldúas y donde el domingo se concentraron los policías federales y patrullas para iniciar el operativo de disuasión, ayer no hubo unidades policiacas.
Un agente de la Policía Federal División Caminos señaló que el operativo del pasado domingo fue único y con el objetivo de generar confianza a la población y disuadir a los delincuentes que asaltan en las entradas, pero que no se hará todos los días.
«No podemos hacerlo (el operativo) todo los días», comentó brevemente.
Familias de regiomontanos han denunciado ataques a balazos, secuestros express y asaltos en el acceso al Puente Anzaldúas y la carretera a Reynosa.
Los Gobernadores Francisco García Cabeza de Vaca, de Tamaulipas, y Jaime Rodríguez Calderón, de Nuevo León, habían anunciado la creación de una nueva Policía Interestatal para vigilar las carreteras colindantes entre ambos estados.
Sin embargo, en Tamaulipas el plan se truncó ya que sólo cuentan con 2 mil 700 policías estatales y un déficit de 7 mil elementos.