La resistencia social a respetar las normas mínimas de higiene puede obligar a las autoridades a decretar el cierre total de la actividad productiva, como única vía de frenar el avance de la epidemia, lo que de ocurrir sería bastante lamentable.

Es una situación que hoy experimentan varias ciudades y aldeas de España, a cuyos habitantes se les concedió regresar a una casi normalidad, pero ante el desenfreno que hubo en muchos sentidos se dio marcha atrás; en donde a una parte se le impuso toque de queda y en otros pueblos enteros fueron confinados por un tiempo.

Aunque no se había alejado el fantasma del coronavirus, se consideró que en Aguascalientes podían soltarse las ataduras, por lo que sólo se pidió que quienes estuvieran en la vía pública portaran de manera obligatoria el cubrebocas, utilizaran el gel antibacterial y guardaran la distancia. Nada del otro mundo, pero numerosos viandantes y conductores de vehículos no hacen caso, retando al Covid-19 y lo que es peor, exponiendo a sus familiares y cercanos a contraer la enfermedad.

Si la nota principal que publicó El Heraldo ayer no los hace recapacitar, entonces la única opción es endurecer las medidas, toda vez que hay días en que fallece una persona cada cuatro horas y crece el número de los que presentan los síntomas, lo que en múltiples ocasiones  la atención que solicitan es tardía ya que el mal está avanzado.

Es un problema que visualizó desde el pasado 15 de agosto el presidente estatal del Colegio de Economistas, Jael Pérez Sánchez, al citar que de continuar el descuido colectivo se perderán servicios y empleos. Dijo que el último trimestre de este año pudiera tener un desempeño muy pobre para la economía de Aguascalientes, de seguir el relajamiento ante las medidas sanitarias por el Covid-19 y esto podría provocar que bajen las cortinas toda clase de negocios y la pérdida de puestos de trabajo.

Dejó en claro que viene un “coletazo económico que se va a notar más entre agosto y septiembre, en donde un número importante de empresas y pequeños negocio van a quebrar porque ya no están en condiciones de aguantar y como colofón se perderán los empleos

Pérez Sánchez recordó que de febrero a julio se han perdido 18,809 ocupaciones formales, de acuerdo a los registros del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), número al que suma los informales para llegar a un total de 23,532 puestos de trabajo que están fuera del ambiente. Los más afectados son los jóvenes de 20 a 29 años, a los que de pronto se le cierran las oportunidades cuando apenas empiezan su vida productiva.

Reiteró que tristemente la gente en Aguascalientes no quiere entender y se niega a cumplir las medidas sanitarias y convive con el coronavirus como si no existiera, lo que trae consecuencias funestas para la salud y lógicamente impacta la economía en general.

El líder de los economistas hizo votos porque se reflexione y evite que las autoridades ejecuten acciones, que sin duda no van a ser de de su agrado pero serán las únicas que hay para poner un dique a la pandemia.

SERÍA TRAUMATIZANTE

La Federación de Trabajadores de Aguascalientes (FTA) sigue muy de cerca el desarrollo de los controvertidos semáforos sanitarios, en donde a nivel empresas existe pleno apego a los protocolos, por lo que espera que las autoridades tomen en cuenta el esfuerzo que se hace y continúen operando, porque si se pretende volver a cerrar “sería catastrófico, sumamente traumatizaste, que pondrían nuevamente en riesgo importante a algunas empresas que ya no volverán a abrir”.

El máximo dirigente sindical de la entidad, José Alfredo González González, señaló que las empresas son las principales interesadas en que no se suspendan las labores al estar conscientes socialmente de que tienen que cuidar a los trabajadores, dejando en claro que “al centro de cualquier empresa está el trabajador y su familia, y en función de eso estamos trabajando”.

Insistió que se hace mucho énfasis en los cuidados sanitarios “para que ese fantasma ni siquiera lo veamos cerca, sino por el contrario, cada vez lo alejemos más, como decía mi ex líder Roberto Díaz, no hay peor empresa que la que va a estar cerrada”.

Más allá de que en un momento dado el semáforo esté un color rojo, naranja o verde, lo importante es lo que pasa al interior de cada empresa, que si se llega detectar un brote de inmediato se cierra y entra en suspensión, teniendo en cuenta que primero está la salud del personal, por lo que bajo ninguna circunstancia se pondrá en riesgo y esa es la postura que mantiene la FTA, de lo que está pleno conocimiento la patronal, puntualizó José Alfredo González.

ACTITUD OSCURA

Vaya sorpresa que se llevaron los lectores, al enterarse de las razones que llevaron a los trabajadores sindicalizados de Telmex para llevar a cabo un paro nacional y no fue otra que la empresa pretende eliminar la jubilación en las nuevas contrataciones, lo que además de ilegal sería calamitoso para el movimiento sindical mexicano puesto que otras firmas pretenderían hacer lo mismo.

Lo que más llama la atención es que Carlos Slim, propietario de esa compañía, fue de los primeros patronos que se pronunciaron a favor de elevar el monto de las pensiones al considerar que como está previsto en las Afores sería una cantidad mínima la que recibían las personas que se retiren, con sólo el 30% de su último salario, por lo se pronunció para que se hagan modificaciones a dicho sistema.

Aunque también cabe recordar que en la Cumbre de Negocios en México, celebrada en 2017, propuso que las personas puedan jubilarse a los 75 años de edad y no a los 65 como se hace actualmente, porque “es la mejor edad para trabajar”.

La suspensión de labores en Teléfonos de México tuvo lugar el pasado 19 de agosto, en demanda que no se sea modificado el contrato colectivo de trabajo, al plantear la patronal que se elimine la jubilación en las nuevas contrataciones.

Ante ese propósito, el secretario general de la Sección 28 del STRM, Salvador Tadeo Montalvo Martínez, dijo que no habrá marcha atrás ya que permitirlo sería afectar el futuro de quienes ingresen a la empresa y por otra parte es un derecho inalienable que no está sujeto a negociación, por lo que si es necesario ir a la huelga lo harán.

En tono mesurado, el dirigente estableció que el momento por el que atraviesa el país, con motivo de la pandemia, no es el adecuado para discutir sobre este tema, pero si no tienen otra opción lo harán, al igual que la petición de aumento directo al salario de 5% y más prestaciones, exigencia que en lo que va del año ha sido desoída por la compañía al pretender que primero se quite la citada cláusula que elimina la jubilación.

El propósito es que se terminan estas diferencias y pronto lleguen a la firma del convenio, pero en caso de no ser así están preparados para lo que venga y como sindicato han demostrado que no hay debilidad a la hora de tomar una decisión, por lo que si hay que ir al paro de actividades lo harán, lo que sin duda afectaría a todo el país ya que Telmex es “la columna vertebral de las telecomunicaciones”, por lo tanto, al haber algo fuera de lo normal altera los servicios y a todas las empresas, incluido al gobierno.

Desde 2019 hay una extrema alerta a nivel sindicato, debido a la orden del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) para que América Móvil sea una empresa independiente de Telmex y de otras que han sido parte del compuesto empresarial, lo que desde un principio ha sido rechazado por el máximo dirigente de esa organización, Francisco Hernández Juárez, , al establecer que pone en riesgo la estabilidad laboral de 67,000 trabajadores, además del daño económico que cause esta medida  ya que pueden caer hasta un diez por ciento los ingresos de la compañía que luego se podría reflejar en una disminución de los alcances salariales y prestaciones al personal, a lo que se agrega la pretensión de acabar con la jubilación a que tienen derecho trabajadores de nuevo ingreso.