Karla Omaña
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- A pesar de los esfuerzos del Gobierno para rescatar a Pemex y la inyección de 5 mil millones de dólares, la empresa duplicó sus pérdidas el año pasado.
En 2019, la compañía perdió 346 mil 135 millones de pesos, 91.8 por ciento más que en 2018, de acuerdo con el informe entregado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).
Las razones del incremento en las pérdidas fueron una caída de 6.8 por ciento en el valor de las exportaciones de crudo, una disminución de 5.76 en las ventas de gasolinas y de 9.4 por ciento en el precio de la mezcla mexicana de exportación.
Comparada con otras petroleras en el mundo, Pemex es la única empresa con números rojos, aunque en otros casos se registraron caídas en las utilidades.
Por ejemplo, en 2019 BP registró utilidades por 4 mil 26 millones de dólares, una caída de 57.1 por ciento; Chevron obtuvo una utilidad neta de 5 mil 536 millones de dólares, 73.1 por ciento menos que el año previo y la noruega Equinor registró 9 mil 292 millones de dólares, una caída de 50.8 por ciento.
Tras conocerse el resultado de Pemex, especialistas alertaron sobre una nueva reducción en la calificación.
“Platicando esta semana con las agencias calificadoras estaban preparándose para un ‘downgrade’ (degradación) y en este sentido las noticias de hoy (ayer) no ayudan para nada”, expuso Duncan Wood, director del Instituto México del Woodrow Wilson Center en Washington.
Considerando solo el cuarto trimestre del año pasado, Pemex perdió 169 mil 767 millones de pesos, 7.9 por ciento más que en el mismo periodo de 2018.
“Estos resultados estuvieron impactados negativamente por las ventas internas, especialmente por la exportación de petróleo crudo, y por la elevada carga fiscal aplicable aún para 2019”, dijo Alberto Velázquez, director corporativo de finanzas de Pemex, durante conferencia con inversionistas.
La deuda total llegó a 1.9 billones de pesos en 2019, con una reducción de 99 mil 112 millones de pesos o 4.8 por ciento, por prepago que se llevó a cabo el año pasado, la cual incluyó la inyección de recursos del Gobierno.
Entre los pocos logros, Velázquez destacó que el año pasado se alcanzó estabilizar la producción de crudo, en un millón 678 mil barriles en el año, incluyendo socios y la tasa de restitución de reservas fue superior al 100 por ciento después de 14 años de caídas consecutivas.
Con información de Marlen Hernández