Margarita Urzúa
Agencia Reforma

Guadalajara, México.-La empresa Dulces de la Rosa recibió ayer el galardón Empresa Socialmente Responsable (ESR), en reconocimiento a su trabajo comunitario.

A nombre del propietario de Dulces de la Rosa, Enrique Michel Velasco, recibió el galardón su hija Susana Michel López, quien compartió las causas que los han hecho acreedores al distintivo por tres años al hilo.

Entre 2021 y 2022 atendieron a migrantes en su camino a la frontera con Estados Unidos; apoyaron a escuelas con sus necesidades básicas; fomentaron campañas contra el bullying en menores de edad, a través de la práctica del deporte y el yoga.

Michel López resaltó también las aportaciones de la empresa al Instituto Tecnológico de Jalisco, la construcción de un albergue para mujeres maltratadas y el nuevo Banco de Alimentos, así como la campaña para la donación altruista de sangre que derivó en una propuesta ante el Congreso del Estado.

En su discurso, la representante de Dulces de la Rosa enfatizó que aun cuando la economía parece mejorar tras el periodo de pandemia, los empresarios deben estar conscientes de que la inflación es una amenaza que hay que prevenir.

«Ahora entremos a una etapa en la que, con la experiencia tenida, no debemos permitir que por descuido o negligencia volvamos a sufrir sus consecuencias.

«Lo peor es confiarnos mientras la amenaza subsiste. La inflación que golpea al mundo y que, si bien parece generalizarse, a nosotros no nos queda duda de que tenemos todavía una población muy vulnerable», comentó.

Externó su reconocimiento a las más de 200 compañías en la entidad que han sido acreditadas como Empresas Socialmente Responsables, dijo que esto pone a Jalisco como ejemplo nacional.

Llamó a que más empresarios se unan a esta causa.