Jesús Eduardo Martín Jáuregui

«…que para una cuitada,

triste, mísera viuda,

huevos y torreznos bastan

que son duelos y quebrantos». 

Pedro Calderón de la Barca.

Lic. Ramón Torres Armenta.-  Decía Mariano Picón Salas citado por el maestro Ernesto Gutiérrez y González al inicio de su tratado de Obligaciones, que la torpe muerte no entendía que para el equilibrio del mundo era preferible que se llevara a algunos nocivos que quizás alcancen una venerable senectud.  Muy joven salió de su San Felipe Torres Mochas con el entusiasmo para forjarse como abogado en S.L.P., con entusiasmo vino a Agüitas, forjó una familia, forjó un prestigio basado en la responsabilidad, en el servicio, en el trabajo cotidiano. En el servicio público, en el ejercicio profesional, en el trabajo gremial y en el servicio desinteresado en clubes de servicio, en el hermanamiento de comunidades y en muchas otras áreas de bienestar comunitario, se caracterizó por la cordialidad, el entusiasmo y la entrega.  Un abrazo fraterno a su familia. ¡Compadrote! Te vamos a extrañar.

Un paso más a la autocracia.– El presidente de la República no se mide. Los que siguen por gusto las “Mañaneadas” están sometidos a un adoctrinamiento constante para el que ya son de por sí, proclives. Los que lo siguen por obligación han tenido, sin duda, una de las pruebas más duras, tener que escuchar una vez y otra vez, las mismas cantaletas, los mismos clichés, los mismos adjetivos descalificativos, las mismas inculpaciones, las calumnias y las difamaciones hechas con un desparpajo y un cinismo que aterra, sustentadas solamente en su palabra. Si uno piensa que lleva dos años dedicando tres horas días a promoverse y promover su “gobierno”, haciendo cuentas rápidas sacamos que, sin contar sábados y domingos que también aprovecha para promoverse, ha dedicado 234 días que pudo dedicar al trabajo, a la propaganda, al ataque, a la descalificación. En buena medida esto explica el desorden generalizado. El Instituto Nacional Electoral quiso poner orden por lo que toca a evitar que el presidente hiciera propaganda electoral para su partido y dictó medidas cautelares previstas en la ley. Si la Cohorte se ha puesto de tapete para la presidencia de la república, el Tribunal Electoral le dice: “quítate que ahí te voy” y dejó insubsistentes las medidas. AMLO M.R. puede decir lo que quiera desde su tribuna, el INE no pinta, para eso está el tribunal electoral, faltaba más: “Lo que usted diga Sr. Presidente”.

Ing. Carlos Ortiz González.-El maestro Ortiz González luego de una larga y fructífera vida consideró que ya era tiempo de partir. En la Prepa le decíamos “El Campeón” y lo era: un auténtico Campeón, si bien el sobrenombre le vino por un gran boxeador, nosotros lo veíamos y lo seguimos viendo así. Tuvo la responsabilidad de ser rector en un momento complicado para la vida del flamante Instituto Autónomo de Ciencia y Tecnología, en un momento en que el Gobernador quiso cobrarse agravios reales o ficticios y de la nada surgió un conflicto, una huelga encausada, curiosamente, contra la Junta de Gobierno integrada por profesionistas destacados pero ligados al ex gobernador Dn. Benito Palomino. Tiempos difíciles pero el Ingeniero mantuvo, como siempre en su vida la ecuanimidad, anteponiendo los intereses de la institución que, después de su familia y junto con su profesión y su trabajo constituían sus tesoros. Maestro querido y respetado, servidor público íntegro que colaboró fuertemente para fortalecer la infraestructura de nuestro estado, cumplió con creces en las encomiendas y las responsabilidades que la vida le deparó. El Campeón se va invicto.

2o informe del presidente de la Cohorte.- Con la presencia del presidente de la República, que sí se dio tiempo para dejar claro quién manda y para recibir las zalamerías de los cortesanos, el ministro Arturo Zaldívar rindió su segundo informe. Un informe sorprendente porque el sistema de justicia ya cambió. Lo que no se había logrado desde 1917 ya se logró. Lo malo es que los mexicanos no lo habíamos percibido. Los mexicanos seguíamos creyendo que había corrupción, seguíamos pensando que había impunidad, que había resoluciones sobre las rodillas, que la justicia federal seguía yéndose por el camino fácil del sobreseimiento y sentíamos que nos seguían viendo como objetos: los justiciables nos llamaban, no los ciudadanos. Pero no, ya todo cambió, según el ministro. Un informe triunfalista, egocentrista, demagógico, zalamero y mentiroso. Es un error común, en operadores del derecho, pensar que las leyes y procedimientos transforman la realidad. O será simplemente que, para estar acorde, antes todo estaba mal en el sistema judicial y ahora, la cuarta redención, alcanzó con su efecto incorruptor, “sanitizante” y “resilensiador” (aunque esta palabra no la conozca AMLO M.R.) a la justicia y a sus aplicadores.  Ya no habrá influencias en la designación de personal del Poder Judicial, excepto, claro, en el nombramiento de ministros ¿Verdad Alfonso Romo? ¿Verdad José María Riobóo?.

Exmo. y Rvdmo. José María, Obispo de Aguascalientes.- Cierto día yendo por la calle Venustiano Carranza, ví que el señor Obispo Don José María de la Torre Martín estaba por entrar a las oficinas del obispado. El me vio y me dijo: ¿Qué vas a hacer en la tarde? Y antes de que le pudiera contestar agregó: Te espero a las seis en el Seminario. La invitación fue para una de las ceremonias más emotivas que me haya tocado presenciar: la apertura del Año Santo. Así era Don José María, hombre de repentes, de arranques, alteño al fin, fenotipo y genotipo de lomilargo, que gustaba de llamar a las cosas y a las personas por su nombre: Al pan, pan y al vino, vino. Gustoso de la compañía, de la plática, de las tradiciones, de las creencias, firme de convicciones y no, alteño al fin, dispuesto a transigir en sus convicciones. Quizás por ello chocó en algunos sectores que se sintieron atacados cuando solo eran confrontados. Decía Octavio Paz: en México disentir casi significa pelearse a muerte. Don José María vino a poner orden, a reestructurar, a reorganizar, a tender nuevas formas de relación con los organismos públicos y sociales, a recordar el sentido del Evangelio, aunque en un estilo pastoral personal y peculiar. Soy un convencido de que su labor se aquilatará porque el mundo líquido requiere de anclas, de pilares, de valores. …lux perpetua luceat eis.

 

bullidero.blogspot.com                 facebook jemartinj                twitter @jemartinj