Mayela Córdoba
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El auditor externo de Petróleos Mexicanos (Pemex), KPMG Cárdenas Dosal, tiene dudas sobre la capacidad de la petrolera para continuar en operación.
En un reporte enviado a la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC, por su siglas en inglés) para informar que presentaría su reporte anual correspondiente a 2019 de manera extemporánea, Pemex reconoció esa situación.
“Nuestros auditores independientes, KPMG Cárdenas Dosal, SC (“KPMG”), han informado a nuestro Comité de Auditoría que el informe de los auditores de KPMG sobre nuestros estados financieros consolidados a partir del 31 de diciembre de 2019 incluirá un párrafo explicativo que indica que existe una duda sustancial en cuanto a nuestra capacidad de continuar como empresa en marcha.
“Esto se debe, entre otras cosas, a nuestras pérdidas recurrentes de las operaciones, que se espera que se vean más afectadas por los impactos económicos de la pandemia de Covid-19 y la disminución de los precios del petróleo”, expone la empresa en un informe enviado a la SEC.
En el primer trimestre de este año, Pemex perdió 93 mil 200 millones de pesos, 150 por ciento más que en igual periodo de 2019. Y considerando el efecto que tiene el tipo de cambio en sus activos, es decir, las minusvalías cambiarias, las pérdidas ascienden a 562 mil 250 millones de pesos.
La deuda financiera de la empresa alcanza los 2.46 billones de pesos, que equivale a 104 mil 795 millones de dólares, y tuvo un incremento anual de 24.2 por ciento anual en el primer trimestre.
Y a pesar de los apoyos que ha implementado la Administración federal como la capitalización y un plan de alivio fiscal, las calificadoras Moodys y Fitch ya ubicaron los instrumentos de deuda de Pemex en grado especulativo, es decir, sin grado de inversión.
En el documento enviado a la SEC, Pemex también expuso que en su próximo informe anual incluirá un factor de riesgo relacionado con la pandemia.
“El brote de Covid-19 ha tenido y puede continuar teniendo un efecto adverso en nuestro negocio, resultados de operaciones y condición financiera”, advierte en el documento.
Pemex aclaró que, aunque su operación comercial se lleva a cabo de manera normal, no es posible determinar el efecto que tenga si la pandemia se prolonga, pues ello puede afectar no solo en plazos, sino tener consecuencias contables como la disminución de ingresos e inventarios, pérdidas cambiarias, deterioro de activos fijos y en la capacidad de operar de manera efectiva la información financiera.